Línea Caliente 
Por Edgar Hernández*
02 de septiembre de 2016

¡Esta columna dejará de escribirse unos días por razones de salud. Gracias!

 

Domingo Yorio Saqui es un hombre probo que acaba de ser exonerado por la PGR luego de una guerra mediática en la que quedó entre dos fuegos.

Señalado por mentir en torno a las propiedades que presuntamente  poseen personas cercanas al gobernador Javier por el diario Reforma, el hoy  Director del Catastro y Valuación del gobierno del Estado, recibió al final de un drama mediático un ¡Usted disculpe!

Se equivocaron de personaje ya que son el Registro Público de la Propiedad, el Registro Civil y la Dirección de Notarias las que tienen en resguardo esa información que demandan tanto la PGR como el CISEN.

Quienes conocemos a Domingo Yorio sabemos de su honestidad, lealtad y no prestarse a juegos dobles.

Fiel exponente del gutierrezbarrismo, Domingo ha sido alcalde de su tierra natal, Papantla, diputado federal y hombre del sistema y las instituciones los últimos cinco lustros.

Al frente del Catastro ha servido los últimos años, una dependencia que guarda datos catastrales y fundamentalmente realiza valuaciones en concordancia con la federación que es la que tiene encriptados los datos mismos que garantiza el CICEN, órgano de seguridad nacional que resguarda los datos.

Ello da lugar a que sea literalmente imposible violentar la base de datos.

El origen del problema mediático, que no legal, se origina cuando el 27 de julio se presenta un agente del ministerio público federal en la Dirección de Catastro para solicitar información sobre 69 personas.

Se atiende al solicitante entregándole la información de 22 peronas solicitadas comprometiéndose a entregarse el complemento al día siguiente, el 28 de abril, haciéndole notar al MP que si en la base de datos no les satisface, el complemento lo encontraría en el Registro Público de la Propiedad o el mismo Registro Civil.

A pesar de ello, 48 horas después en la nota principal del diario Reforma desatara el escándalo

Reforma publica el 29 de julio pasado que la dependencia de la Secretaría de Gobierno de Veracruz “ocultó información catastral de propiedades poseídas por Mónica Ghihan Macías Tubilla, así como José Armando Rodríguez”.

“Tampoco se reportaron datos de la dirección de la empresa Azura Sociedades Unidas, ni del apoderado, David Alejandro Osorio Aguirre, también en la mira de la investigación federal”, señala el diario de circulación nacional.

¿Quién movió todo ese entramado?

Una oscura oficina desde la ciudad de México empeñada en atizar fuego a la hoguera gesta todo ese entramado filtrando información con un pequeño detalle, la Dirección de Catastro no tiene nada que ver con el tema por ser una oficina interna que guarda información catastral cuya función primordial son los avalúos.

Quien está moviendo los hilos de los escenarios mediáticos para confundir a la opinión pública parte del calumnia que algo queda y de paso atropellar a quienes se dejen.

En ese sándwich quedó colocado Domingo Yorio, quien finalmente fue exonerado no sin antes padecer el precio de la fama en negativo.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo