Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
22 de septiembre de 2016

¡El gobernador es acusado por la PGR de enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal!

Duarte ¡No te vayas!
Antes de huir explica a las madres de miles ¿acaso seis mil, 15 mil, 30 mil desaparecidos? dónde quedaron sus hijos, hijas, esposos, padres o parientes que sin deberla ni temerla un día fueron levantados, desmembrados vivos y llevados a fosas comunes por criminales cobijados por las mismas autoridades o por el escuadrón de la muerte formado por Arturo Bermúdez.
Duarte ¡No te vayas!
Antes debes dar fe ante un juez del saqueo de 35 mil 400 millones de pesos que tú y tus 34 más cercanos escondidos en 35 empresas fantasmas, se llevaron para comprar Woodland, iglesia incluida, ranchos, casas de playa, yates, una línea aérea, edificios en el Paseo de la Reforma, cadenas hoteleras, pisos de lujo en Nueva York, Paris y Madrid, y capitales construidos con dinero mal habido.
Duarte ¡No te vayas!
Antes de escapar explica a la opinión pública cómo estuvo eso del asesinato de 19 periodistas en tu sexenio; demuestra que estaban vinculados al crimen organizado como afirman tus boletines y por qué jamás admitiste la crítica periodística, fuiste intolerante, llenaste de dinero a los “Ginos” y prensa arrodillada persiguiendo en otro sentido a la prensa libre calificada por tus lacayos como “pinche prensa”.
Duarte ¡No te vayas!
Antes de irte llévate en tu alma negra el desprecio y coraje de los 500 mil nuevos veracruzanos en pobreza extrema que heredaste a nuestra querida tierra.
Mejor se sincero y explícales que ocupaste su dinero para programas de salud ficticios que dejaron a los niños sin medicamentos, una asistencia social inexistente y una educación que nunca llegó ya que tu prioridad lo fueron los 3 mil 200 millones para organizar los Juegos Centroamericanos y los 10 mil millones para la campaña del candidato Enrique Peña Nieto, que supuestamente te servirían para comprar impunidad.
Antes de irte explica además a los empresarios de la construcción, a quienes embarcaste con obra por 700 millones de pesos misma que debes, por qué los empujaste a la quiebra y a algunos casos hasta el suicidio atribulados por las deudas.
Duarte ¡No te vayas!
Antes recuerda la madriza a los viejitos en la víspera navideña del 2015 tras lo cual obligaste –¡oh, ironía!- al septuagenario Flavino Ríos a echarse la culpa carcajeándote por ello sin recato ni medida, como sucedió cuando mandabas a tablear a tus enemigos hasta reventarles la espalda y te regocijabas observando las fotografías y videos de tus fechorías.
¿Y los feminicidios?.. ¿Y la trata?.. ¿Y el tráfico de órganos? ¿Y la red de prostitución en las oficinas de gobierno?
Duarte ¡No te vayas!
Antes regresa a tu memoria qué pasó en tu infancia y adolescencia que te hizo adorar ya de adulto al dictador Francisco Franco; tomar como modelo de buen gobierno a Fidel Herrera Beltrán, hoy escondido bajo su escritorio en Barcelona, asesorarte de gansters como José Murat, Enrique Jackson y el exjefe de prensa de Fox, Rubén Aguilar, a los primeros pagando por aconsejarte un millón de pesos mensuales y este último, a través de “Afan Consultores Internacionales S.A.” facturarte 116 mil pesos mensuales durante cinco años.
Explica además que te obligó a vincularte con el crimen organizado; por qué cerraste los ojos cuando Veracruz se erigió en el cementerio más grande de México con un centenar de fosas clandestinas que albergan, según los Colectivos, un aproximado de 30 mil cadáveres. ¿Es que nunca consideraste que tú también tienes familia y que la Ley del Talión es norma ante las organizaciones criminales?
Duarte ¡No te vayas!
Antes de irte de pelada reflexiona para que te han de servir tantos miles de millones ganados a la mala, tomados ilícitamente del erario público hasta dejar totalmente empobrecida a la Universidad con atrasos por casi dos mil 500 millones de pesos.
¿Para qué tanto agandalle?.. Tantos moches sin ton ni son, creando empresas “fantasma” y jugar a la licuadora con el dinero del pueblo ¿Qué ganaste si al final de tú vida no eres más que un pobre que lo único que tiene es dinero?
Por cierto, antes de irte platícanos qué se siente haber sido el peor gobernador de la historia de Veracruz; ser tan odiado por todo un pueblo; despreciado hasta por los tuyos que terminaron dejándote solo; perseguido por quienes ni siquiera hace seis años eran tus enemigos como Miguel Angel Yunes Linares y traicionado por quienes más confiaste.
¿Así fue tu infancia y adolescencia cuando te hacían buyling por tu precoz obesidad y aflautada voz?
Duarte ¡No te vayas!
Antes de irte recuerda que fuiste el más descalificado por la Auditoria Superior de la Federación por transa y desacreditado por las calificadoras internacionales y que pesan sobre tus espaldas en este momento dos carpetas de investigación con 14 tomos y 81 anexos en 18 cajas que entregó a la PGR tu mejor aliado, en quien más confiaste, a quien adorabas porque cantaba bien bonito y era requetebueno pa’ los chistes, tu Fiscal Luis Angel Bravo Contreras.
Y desde luego, ten presente que Duartilanda solo fue eso, un espejismo que te llenó de fantasías; que te puso en calidad de guapo y chingón ante quienes desprendías cajas de huevo; de héroe a quienes diste poder sin límites, dinero que te devolverían a través de herencias malditas; de ilusamente creerte bien dotado solo porque te lo decían las damas a quienes pagaste con notarias, cargos públicos, mansiones y carretadas de dinero para viajes y cirugías.
Todo a cambio del dolor de un pueblo al que masacraste en aras de una democracia que nunca entendiste y menos te interesó.
Duarte ¡No te vayas!
Mejor reflexiona. Has un acto de contrición. Asume tu responsabilidad. Pide a tu pueblo a quien tanto lastimaste y dejaste embarcado con una deuda a pagar para los siguientes 30 años.
¡No huyas en tu avión privado!
Preséntate ante un juez para que te aplique el castigo correspondiente y cuando te confinen a una prolongada estancia en Pacho Viejo olvida la enferma obsesión contra los Yunes y procura también olvidar el irreversible daño que provocaste a ocho millones de veracruzanos.
Solo olvida tu pasado para que no te escapes por la puerta falsa.
Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo