Ha sido ardua la tarea que algunas naciones emprendieron hace algunas décadas para enfrentar los perjuicios que ocasiona el cambio climático a la humanidad. En 199 se aprobó el Protocolo de Kioto entre países miembros de la Convención Marco sobre el Cambio climático para incorporar un acuerdo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, países como los Estados Unidos y China se mostraron muy renuentes a seguir los compromisos de este protocolo, sobre todo el país asiático cuyo desplante industrial estaba en apogeo. Ahora, el presidente de los Estados Unidos se encuentra en Hangzhou,  China, para participar en la cumbre de líderes del G20 (también asiste Peña Nieto), y Barack Obama y Xi Jinping  entregaron al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, los documentos que certifican la adhesión formal de sus países al tratado. “Algún día veremos esto como el momento en que finalmente decidimos salvar nuestro planeta”, dijo Obama. El gesto no deja sde ser importante porque el planeta está en riesgo de colapsar ante el cambio climático.