Marco Antonio Aguirre Rodríguez
Místicos y Terrenales
  • Encarcelar a Duarte, factor 2018 para la sucesión

  • Duarte nos amenaza: Si hay algo que sancionarme…

  • Pepe Yunes y CNC: pelear recursos del campo

Para muchos la expulsión de Javier Duarte de Ochoa del Partido Revolucionario Institucional, no significa nada, pero dentro de las señales que el sistema envía, tiene un gran peso: Enrique Peña Nieto está decidido a llevar al gobernador de Veracruz hasta la cárcel.

De hecho, que Javier Duarte quede tras las rejas es un factor de alto peso para que el PRI pueda tener posibilidades de competir por la Presidencia de la República en el 2018, sin importar quién sea el candidato.

Igualmente, esto es factor para que el tricolor pueda competir en Veracruz por volver al gobierno del estado.

En las condiciones actuales, los únicos partidos con posibilidades reales de ganar son el PAN y Morena.

Por eso es más que probable que este lunes la Comisión de Justicia Partidaria del PRI determine suspender los derechos partidistas de Javier Duarte.

¿Y en qué afecta a todos los demás que a Duarte lo expulsen o se mantenga dentro del PRI?.

En mucho, porque ya no podrá cobijarse en las siglas de ese partido y en consecuencia sus legisladores ya no estarán obligados a encubrirlo ante el eventual “juicio de procedencia” o desafuero que se le podrá seguir en la Cámara de Diputados.

Ante este panorama que se dibuja, se mantiene la versión de que Javier Duarte puede pedir licencia al cargo en cualquier momento, con cualquier pretexto, incluso como una forma de proteger a su familia, sobre todo a su madre y a su esposa, que también están señaladas en los delitos de enriquecimiento inexplicable e ilícito.

Ni siquiera los 20 diputados cuyos nombres aparecen en la carta que trataba de proteger a Duarte, continuarán con esto.

Vaya, muchos incluso podrán decir que ni siquiera firmaron esa misiva y que se esteraron de la misma hasta que la vieron publicada. Probablemente la mitad de los que aparecen en esta, lo hagan.

Así que es muy probable que se dé la suspensión de derechos partidistas de Javier Duarte, como primer paso, y desde ahí sus todavía compañeros de partido podrán repudiarlo con mayor firmeza.

Los senadores por Veracruz José Francisco Yunes y Héctor Yunes se pronunciaron a favor de que ocurra esto.

Héctor Yunes pidió que se valore “con toda objetividad y sin presiones” la calidad moral del gobernador de Veracruz y se defina “si ese es el PRI que queremos o si estamos dispuestos a decir claramente que no somos rehenes de nadie”.

Por su parte Pepe Yunes apuntó que como priísta “acompaño firmemente la determinación del presidente del PRI nacional, Enrique Ochoa Reza de hacer del combate a la corrupción la principal causa del PRI”.

Con el pulso del priismo veracruzano en la mano, agrega: “Ningún priísta en Veracruz estará contra la legalidad y rendición de cuentas y por eso aceptaremos el fallo de la comisión”.

Y es cierto, los priistas en Veracruz quieren un gran salvavidas que les permita mantenerse vigentes en la escena política del estado, porque tan sólo en lo inmediato, en el 2017 estarán en juego las 212 presidencias municipales del estado.

Así pues, la importancia de que se suspendan los derechos partidistas de Javier Duarte va mucho más allá de lo anecdótico y sus repercusiones estarán presentes por lo menos de aquí al 2018.

Puede ser que Enrique Peña Nieto haya entendido por fin que los mexicanos estamos hartos de la corrupción y la impunidad y haya decidido enviar el primer mensaje contundente de combate a estos males en la persona de Javier Duarte.

Ese puede ser sólo el comienzp del camino, porque en la tablita también están el aún gobernador César Duarte –de Chihuahua- y Roberto Borge –ahora exgobernador de Quintana Roo- y el exgobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina.

Con el ejemplo puesto, Enrique Peña Nieto podrá enfilar hacia otros políticos también señalados de corrupción, como el actual mandatario de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien ya se apuntó hacia el 2018.

Los terrenales de Veracruz estamos a la espera de que se haga justicia, de que Javier Duarte llegue a la cárcel.

Y Peña Nieto debe cumplir si quiere que el PRI tenga esperanzas de sobrevivir el 2018, tanto en el estado como en el país.

DUARTE NOS AMENAZA: SI HAY ALGO QUE SANCIONARME…

Javier Duarte mandó una amenaza desde Martínez de la Torre: “Para que los dicen que estoy cansado, desde Martínez de la Torre les informó que en Veracruz, hay todavía gobernador para rato”.

Y luego volvió a alucinar y dijo que “la entidad tiene inversión, estabilidad social, progreso y prosperidad”. ¿Dónde están?

Y después lanzó el peor agravio para todos los veracruzanos ofendidos por su administración: “Si hay algo que sancionar, sería el esfuerzo, la energía y los resultados de todos”.

¿Será que nosotros vivimos en un Veracruz distinto al que él habita?.

Por cierto, la obra que fue a inaugurar a Martínez de la Torre se hizo con recursos proporcionados por el gobierno federal y su gobierno no puso ni un peso.

PEPE YUNES Y CNC: PELEAR RECURSOS DEL CAMPO

Este fin de semana hubo una conjunción de eventos que mostraron que los recursos para el campo siguen siendo retenidos por el gobierno del estado.

El primero fue el viernes, un encuentro entre el senador Pepe Yunes y miembros de la Confederación Nacional Campesina (CNC), para la entrega de apoyos a productores agrícolas de la región de Tezonapa, llamada la capital de Hule y del Café Robusto.

Ahí manifestó que desde el Senado “estamos haciendo causa con los productores agrícolas veracruzanos”.

El senador destacó que ha gestionado alrededor de 400 millones de pesos que se destinarán a los sectores: pecuario, cafeticultor, pesquero y cañero del estado. Y ponderó: “Esto representa un gran logro en momentos en los que no hay dinero.

El sábado Pepe Yunes estuvo por Atoyac, y ante los reclamos porque los recursos gestionados no llegan, expresó: “El presidente Enrique Peña Nieto trabaja para todos y tiene especial interés en que los programas sociales, con esos recursos, puedan llegar a las familias que los necesitan”.

Pepe Yunes ahora hace tramites para que los recursos sean de aplicación directa con los productores o para obras en los ayuntamientos, sin que sean manejados por el gobierno del estado, pero como lo operativo implica que el dinero se entregue al gobierno del estado, por eso las quejas de que no llega.

El evento de Tezonapa lo organizó Juan Carlos Molina Palacios, dirigente estatal de la CNC, quien está a pocos días de cumplir un año con ese puesto y que ha reactivado el trabajo político y de apoyo a los productores agropecuarios.

Ahí se entregaron Incentivos para productores de café y maíz de la zona, que implicaron un presupuesto adicional de más de 110 millones de pesos, además de 90 toneladas de fertilizantes.

El Presidente de la Unión Estatal de Productores de Maíz, José Ángel Contreras, no tuvo empacho en quemarle incienso a Molina Palacios por el apoyo hacia estos campesinos, lo que propició que se incrementase la producción del grano en el estado.

Juan Carlos Molina también enfatizó en que los recursos obtenidos para beneficio de los campesinos del estado, deben llegar hasta los mismos, y no ser retenidos y mucho menos sustraídos.

“Hemos bajado una infinidad de programas y proyectos, que se han entregado a gente que en realidad los necesita, y si un vival se intenta pasar de listo, como lo hacían antes, denúncienlo y yo mismo los acompaño para meterlo a la cárcel”, puntualizó.

Y él a su ves llamó a Pepe Yunes “aliado del campo”, por los recursos obtenidos.

Molina Palacios refirió que la organización ya tiene semilla para sembrar 50 mil hectáreas, y  miles de proyectos de gallinas ponedoras que serán implementados en el todo el estado, además de que se continuará con apoyos para adultos mayores, destacando que Pepe Yunes, donará 100 sillas de ruedas más para los cenecistas que las requieran.

Juan Carlos Molina también utilizó el evento para mostrar fuerza política, tanto en el momento como hacia los demás actores políticos de la entidad.

Ahí estuvieron Pedro Montalvo Gómez, exdiputado federal por Zongólica, y presidente municipal de Omealca; la diputada local Marcela Aguilera Landeta, Lilian Zepahua García, diputada federal por zongolica. Los alcaldes Adanery Medina Guerrero -de Tezonapa-, Jorge Guerrero -de Otatitlán-, José Manuel Montalvo Gómez -de Omealca-, Mauricio Carlín Castillo -de Carlos A. Carrillo-, Jorge Luis Acevedo -de Ixmatlahuacan-, Juan Manuel Torres Camacho -de Cuichapa-.

También llegaron Octavio Legarreta Guerrero, delegado de la Sagarpa en Veracruz, el líder arrocero, José Mateo Ortiz Ramírez, y el presidente del Comité Regional Campesino de Tezonapa,  Ildilberto Escobar Valdivia, y el presidente del Sistema Producto Arroz, José Mateo Ortiz, entre otros.

En la comunidad de Potrero, municipio de Atoyac, Pepe Yunes acompañó al alcalde a entregar 25 viviendas construidas con recursos gestionados por el Senador, mientras que en Progreso, inauguraron dos aulas para la escuela primaria local “Ignacio Allende”, y luego supervisaron la construcción de la carretera Progreso-Manzanillo, que tiene una extensión de ocho kilómetros y cuyos recursos también fueron gestionados por el Senador.