Ayer, en El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe: “le pregunto si alguna vez en la vida le había tocado ver un atraco al presupuesto del tamaño del que ha perpetrado la administración del priista Javier Duarte en Veracruz. El auditor superior de la Federación muestra pesadumbre en la postura de su cuerpo y en su semblante. Juan Manuel Portal mueve la cabeza negándolo, sin hablar un par de segundos, que se hacen más largos porque estamos en vivo en televisión. Y luego responde con la voz: ‘no’, me contesta sobrio, hasta reflexivo. Cuenta que le hizo observaciones a la cuenta pública de Veracruz por 35 mil millones de pesos. El Gobernador Duarte reaccionó rápido y se reunió con él. Le prometió que respondería por todas, que todas quedarían aclaradas. Pero al  final, de los 35 mil sólo pudo explicar mil. Vaya escándalo. Le quedan pocos días en el gobierno. El 1 de diciembre toma posesión su acérrimo rival, quizá su verdugo, el panista Miguel Ángel Yunes. Parece que Javier Duarte está contando los días, porque las denuncias de fraude no dejan de salir a la luz […].El Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Procuraduría General de la República (PGR) ya tienen los expedientes a nados contra Javier Duarte y su clan. Me lo confirman por todos lados. Pero en esto se requiere una decisión política. Porque puede implicar cárcel. […]. La tiene que tomar y la debe tomar…” ¡Uff!