.Sin duda, el discurso oficial veracruzano se especializa en ambigüedades y subterfugios que nada tienen que ver con la seriedad del caso; el argumento acerca de que no se desalojó a Antorcha Campesina porque “hay artículos que establecen el derecho de manifestarse, siempre y cuando no afecten a terceros”. Pues en el bloqueo de Antorcha Campesina no solo se afectó a segundos, también a terceros y hasta a cuartos, pero se les dejó que durante dos días bloquearan arterias importantes de la ciudad. Mínimo los hubieran “replegado”, como se hizo con los jubilados.