duarte

De ninguna manera podría tomarse como fortuita la decisión de la Comisión de Justicia Partidaria del PRI de votar el lunes próximo el Dictamen por el que se plantea suspenderle al gobernador veracruzano, Javier Duarte de Ochoa, sus derechos partidarios. El acelere a tal disposición se produce después que la PGR confirmó una investigación que se le instruye al político veracruzano, quien por cierto no es el único priista en esa tesitura porque similar procedimiento se sigue en los casos de los gobernadores de Chihuahua y Quintana Roo, e igualmente contra Rodrigo Medina, ex gobernador de Nuevo León y justamente por iguales causas. ¿Qué pudo haber hecho un político mexicano para situarse en la difícil tesitura de tener varios frentes abiertos: PRI, Cámara de Diputados (por juicio político), PGR? Obviamente sin contar el enfrentamiento con su seguro sucesor.