“En el Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: con todo y que tras su renuncia a Hacienda Luis Videgaray dejó en claro que no se reincorporaría al sector público, hay quienes aseguran que pronto tendrá una nueva encomienda presidencial. En circulos priistas corre la versión de que Enrique Peña le encargará la difícil tarea de coordinar la campaña para gobernador en el Estado de México. Y es que si algo preocupa a Peña es que el PRI pierda ese bastión político en el 2017, pues además de ser su terruño, una derrota en la entidad con el mayor padrón del país mandaría un fuerte mensaje rumbo a la elección del 2018. Más ahora que PRD y PAN están dispuestos a aliarse para darle jaque mate al priismo. ¡Bolas!” (sinembargo.com)