A estas alturas del periodo de gobierno a cargo de Javier Duarte de Ochoa las sutilezas del lenguaje salen sobrando cuando lo que importa son los resultados, no las “grillas y los dimes y diretes”, “porque la agenda del gobernador se circunscribe a dos grandes temas, el primero en materia de lo urgente. El segundo en materia de lo importante”, así dice el gobernador Duarte de Ochoa para referirse a su conducta pública, pero no especifica qué fue lo urgente que resolvió y qué fue lo importante en que se ocupó durante su mandato, porque la sociedad hubiera querido que se atendiera el urgente problema de la inseguridad y de igual manera que se le concediera importancia a la transparencia en la aplicación de los recursos públicos que no aparecen por ningún lado y su destino debe ser aclarado, salvo que la PGR, el SAT, la ASF y el PRI se ocupen de “chismes y diretes”