Casi por necesidad, todo hombre cabeza de gobierno cuenta con colaboradores en los que deposita su confianza para el buen manejo de la administración y la política, en la historia universal se registran los famosos Consigliere en la Italia del Renacimiento, Richelieu; Mazzarino, con Luis XIV; el famoso “favorito, Manuel Godoy, en España con Carlos IV, Metternich, en Austria, Talleyrand en Francia. En México se registra a Luis Cabrera con Carranza, a Díaz Soto y Gama junto a Zapata, a Múgica con Cárdenas, a Díaz Serrano con López Portillo, a Camacho con Salinas y más recientemente a Luis Videgaray  con Peña Nieto, el disfrute y la cercanía del poder de cada uno de estos personajes finalmente a los más de ellos los defenestró. En la aldea veracruzana también ha habido hombres fuertes: Carbonel, Miguel Ángel Yunes, Alejandro Montano, entre otros ¿Quién con Duarte: Silva Ramos? En fin el formato del poder sigue esquemas definidos porque “no hay hombre sin hombre”.