camacama

Ayer, los delegados federales ofrecieron una conferencia de  prensa para exponer el avance de los programas federales aplicados en la entidad veracruzana en un intento por reposicionar la imagen del presidente de la república, tan vapuleada en los últimos meses y semanas. Pero lo cierto es que poco lograrán porque lo que se informó es un conjunto de verdades a medias, según el documento que le dieron a leer a la delegada de Sedesol. Cuatro compromisos cumplidos de 19 ya en el cuarto año de gobierno dan la pauta para suponer una gestión de bajo perfil; se habla de metas alcanzadas pero nada sobre que el porcentaje de pobres haya disminuido. El delegado de Sagarpa, que hace unos días habló de un subejercicio ahora niega esa versión; el delegado de gobernación no pudo comentar nada sobre la inseguridad que priva en Veracruz y se enredó “…quiero decirles que nosotros no podemos dar respuesta, pero quiero decirles que estamos atentos porque son temas que preocupan al estado y estamos ocupados y atendiendo la seguridad.” No escapa a la observación que en esta muy escasa relación de resultados mucho tiene que ver la escasa sinergia aportada por el gobierno estatal.