Viernes Contemporáneo
Por Armando Ortiz
08 de septiembre de 2016

 

Ese Donald Trump no tiene madre; ya hasta simpático empieza a caer a algunos mexicanos que quisieran ver a Peña Nieto desbarrancarse hasta el fondo de la hondonada. Y es que primero viene a México a poner en ridículo internacional a nuestro presidente; después lo exhibe en Arizona aludiendo a que Peña es tan tonto que todavía no se ha dado cuenta que México va a pagar por el muro que piensa edificar en la frontera.

Finalmente, aunque no creemos que esta sea la última trastada del candidato republicano, en un programa de la cadena NBC News, se vuelve a burlar del gobierno de Peña Nieto. Ante el cuestionamiento de si su forma de hacer política podría desestabilizar a un gobierno, el simpático de Trump dijo: “Miren lo que pasó en México. Fui allí y establecí grandes relaciones (…) Miren las secuelas que hubo hoy, la gente que arregló el viaje a México ha sido forzada a salir del gobierno. Así de bien nos fue. Y así de bien lo vamos a tener que hacer”. Por supuesto se estaba refiriendo a la salida de Luis Videgaray de la Secretaría de Hacienda, quien tuvo la buena idea de traer a Trump a México.

La caída de Videgaray se pudo haber evitado si los que se disputaban la anfitronía, como dijera Peña en alguna ocasión, de Trump hubieran escuchado a las decenas de líderes de opinión que se preguntaban: ¿cómo para qué invitar a un sujeto que se la ha pasado insultando a los mexicanos? La respuesta está ahí, a Trump lo trajeron para que se burlara del gobierno de México y según vemos, lo va a seguir haciendo hasta que termine su campaña.

Como consecuencia de la salida de Videgaray de la Secretaría de Hacienda, también sale Aristóteles Núñez del Sistema de Administración Tributaria (SAT). Pero no lo hace por su mal desempeño, pues el señor le puso ganas al asunto de las empresas fantasmas de Veracruz. Sale Núñez porque es gente de Luis Videgaray, y para no verse desleal ante su jefe ya entregó su renuncia, dejando encaminadas las investigaciones en contra de los responsables de las empresas fantasmas, que dicen en Veracruz los necios, no existen. El otro que también sale es Fernando Aportela a la subsecretaría de Hacienda, por las mismas razones que Aristóteles.

Algunos piensan que la salida de Videgaray significa un golpe duro para el senador Pepe Yunes, sin embargo los que piensan eso ignoran que José Antonio Meade es tan amigo de Pepe Yunes como lo era Videgaray. De modo que el apoyo del secretario de Hacienda con el presidente de la comisión de Hacienda en el senado sigue fortalecida. Ya ven, siempre es útil tener un paracaídas de repuesto.

Por otro lado el mismo funcionario que negaba las irregularidades de las empresas fantasmas, el que dijo que esas empresas habían llenado todos los requisitos y que estaban correctas por lo que no se les podía llamar fantasmas, el señor Antonio Gómez Pelegrín ahora sale a decir que Veracruz no es un estado quebrado y que las declaraciones del auditor son personales, a pesar de que Juan Manuel Portal ha demostrado con sus elementos las irregularidades en las finanzas veracruzanas. Incluso ha solicitado a la Procuraduría General de la República que proceda en contra de los responsables. Insiste Pelegrín, el que negaba las empresas fantasmas, que el gobierno de Veracruz ha solventado esas irregularidades, por lo que el diferendo sólo es por tener criterios distintos. Sin embargo, el auditor de la Federación ha sido contundente, sólo se han solventado 900 de los tres mil 500 millones de pesos, por lo que se pregunta: «¿Dónde está el dinero?». Vaya con los fantasmas de Pelegrín, al parecer la Federación le tendrá que hacer un exorcismo a la Secretaría de Finanzas en Veracruz, como la federación lo está haciendo en la Secretaría de Hacienda.

aortiz52@nullhotmail.com