“En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “después del Estado de México, que muchos ven como la ‘joya de la corona’ por su importancia estratégica en votos y por ser la tierra del Presidente Enrique Peña Nieto, de las gubernaturas que se renovarán en 2017 Coahuila es la segunda en atraer la atención. Primero, por la posibilidad de una alternancia histórica en este estado norteño,[…] y luego por ser el feudo de control de los hermanos Moreira, Rubén y Humberto, que se heredaron la gubernatura y cumplen 12 años de control político en el estado. A los graves problemas financieros y la crisis de recursos que enfrentó el actual gobernador, Rubén Moreira, por la abultada deuda que heredó de su hermano, se suman los problemas de inseguridad y violencia por la presencia del narcotráfico en varias regiones del estado y una crisis de derechos humanos en la entidad […]. Qué tan grave será la crisis económica que dejó a Coahuila el crecimiento de la deuda estatal contraída durante la administración de Humberto Moreira que […] si hoy tuviera que pagarse la deuda pública del gobierno estatal, a cada coahuilense le tocaría pagar 12 mil 527 pesos. Sólo así, los 2 millones 954 mil 915 habitantes que tiene el estado, según el Inegi, podrían pagar la deuda, que al primer semestre de 2016 acumulaba un saldo de 37 mil 89 millones de pesos. Ese es el contexto en el que se realizarán los comicios por la gubernatura el 4 de junio de 2017, cuando también se elegirán diputados locales y 38 presidencias municipales en el estado. A pesar del férreo control político de los hermanos Moreira, que llevan 12 años controlando la estructura del PRI en la entidad, la situación económica del estado, los escándalos de corrupción y hasta el desgaste del Presidente Enrique Peña Nieto, se ven como factores que pueden influir en un voto histórico por la alternancia en el estado donde nació el ex Presidente Venustiano Carranza”. (sinembargo.com)