Humberto-Moreira-renuncia-presidente-PRI_95000562_442896_1706x960

Ahora que se difunde el pago a empresas fantasmas (por concepto de asesorías o productos consumibles) por parte del gobierno de Coahuila encabezado por Rubén Moreira, se siembra la idea de que, igual a lo ya conocido en Veracruz, en otras entidades debe estarse aplicando ese formato para desviar recursos públicos. En Veracruz fue Animal Político el que descubrió el asunto de las empresas fantasmas, ahora es el diario Reforma el que publica caso semejante en el gobierno de Coahuila, empresas con domicilios falsos: “Las empresas tienen características en común: no tienen portales en internet, tampoco teléfonos y mucho menos correos electrónicos, facturan “asesorías” o productos consumibles y sus sedes fiscales están en domicilios falsos”. ¿Desde cuándo se siguen estos procedimientos? Bien valdría una zambullida para aclararlo porque ese caso guarda estrecha similitud con el de Veracruz.