De que la inseguridad se ha adueñado de la percepción colectiva de los veracruzanos no existe duda alguna, por más que desde el gobierno del estado se esfuercen por asegurar que en la entidad los índices delictivos han bajado. Desafortunadamente día a día la realidad desmiente ese discurso, tal como lo confirma el comandante de la VI Región Militar, Juan Manuel Rico Gámez, quien reconoció que durante el mes de septiembre incrementó la violencia en el estado de Veracruz. No es el primero en reconocerlo pues los delitos de alto impacto están a la orden del día: descuartizados por doquier, bolsas con cadáveres y secuestros forman el escenario cotidiano en Veracruz.