O  P  I  N  I  Ó  N
Por Mario Javier Sánchez de la Torre
19 de septiembre de 2016

Todo parece indicar que el Partido Acción Nacional pretende adelantarse a la “nueva corriente ideológica” que desde el inicio de su presidencia en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza, anunció sería una de las principales acciones a llevar a cabo, que es el combate a la corrupción en general, pero también contra todos aquellos integrantes de su partido que hubieran incurrido en delitos de este tipo.

Ya en este espacio comentamos como llamó la atención de los correligionarios del Revolucionario Institucional, que desde momentos antes de tomar posesión de la presidencia del CEN del PRI, el exdirector de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)   -además de lo sorpresivo de su nombramiento-también llamó la atención su impulsivo animo por combatir la corrupción.

Acción que debemos interpretar como la línea marcada desde ahora en adelante por el presidente Enrique Peña Nieto, después de la debacle que el partido que lo llevó a Los Pinos, sufrió en las pasadas elecciones llevadas a cabo el pasado 5 de junio. Pues bástenos citar como causantes de esta tremenda e histórica derrota de este partido político, las conductas corruptas de los últimos cinco o seis ex gobernadores emanados de este instituto político de los estados de: Coahuila, Tabasco, Tamaulipas, Oaxaca, Puebla, Veracruz y a últimas fechas Nuevo León y nuevamente en un futuro no muy lejano posiblemente otra vez Veracruz.

El discurso en ese momento de Ochoa Reza fue ir a fondo en las investigaciones de los priistas que hubieren caído en acciones de corrupción, hasta llegar a la declaración de expulsar del partido a los gobernadores de Chihuahua, Veracruz y Quintana Roo, para lo cual la Comisión respectiva del PRI inició las investigaciones. Declaración que hasta el momento solo quedó en eso, en una importante declaración mediática y nada más.

Pero el pasado 9 de septiembre se publicó en diferentes medios de comunicación a nivel nacional, una declaración del presidente de la Comisión Anticorrupción del PAN, Luis Felipe Bravo Mena, en la que se informaba que ésta, había decidido investigar de oficio los casos de los panistas de Sonora y Monterrey y que para estos militantes habría cero tolerancia.

Expresándose así: “El primer mensaje que queremos mandar y que quede muy claro es: ¡se acabó¡ Sí hubo tolerancia, sí hubo permisividad, sí hubo manga ancha, sí hubo mecanismos de voltear la cara”, ya no sucederá más.  Expresó en conferencia de prensa.

Por el momento solamente se tienen los casos de Sonora y Monterrey, y la Comisión Anticorrupción no impondrá sanciones porque esa es función de la Comisión de Orden del CEN panista. Hasta el momento no se han tenido más informaciones sobre cómo han ido evolucionando estos asuntos, por lo que de seguir así, estaría el Partido Acción Nacional en la misma tesitura del Revolucionario Institucional, en amenazas y sólo eso amenazas, en contra de sus militantes corruptos, lo que hizo que el tricolor tuviera la debacle electoral que tuvo y ahora que Acción Nacional está teniendo la confianza del electorado, de no actuar y sólo quedarse en el discurso, le sucederá lo mismo y ambos institutos políticos deben analizar la importante posición de MORENA en la actual vida electoral del país. Hasta el miércoles.

noti-sigloxxi@nullhotmail.com