Como si Veracruz fuera un pueblo de ingenuos ahora se difunde que el gobernador fue revisado por elementos de la policía civil, igual que lo fue el gobernador electo en días pasados. Tal versión carece de seriedad y crédito, pues todo filtro de seguridad está enterado de las placas que portan los vehículos del resguardo personal del gobernador y pecaría de penuria en información de inteligencia si ignorara que el titular del ejecutivo pasaría por el retén. Por el contrario, si la escolta del gobernador no informara previamente al retén de su aproximación también pecaría de ingenuidad. Que sea para menos, y respeto a la inteligencia ajena, por favor.