Para explicar el por qué la Suprema Corte ha echado abajo varias leyes aprobadas por la mayoría priista en el Congreso veracruzano, la diputada presidenta refiere que es porque “trabajan mucho”; ojala que así fuera porque entonces lo más fácil es pedirles, y hasta suplicarles que ya no trabajen tanto, que mejor ya descansen. De esa manera Veracruz se libraría anticipadamente de un grupo de legisladores que sirviendo en complicidad han fomentado el patrimonialismo político a costa de bienes del estado.