Es de llamar la atención lo que señala el diputado Juan Nicolás Callejas acerca de que los bienes del estado no deben destinarse al pago de deuda pública o a proveedores; ¿por qué este repentino viraje de Callejas Arroyo después de compartir con el Ejecutivo estatal designios patrimonialistas? “Yo creo que no se deben de pagar los favores ni deben de cobrarse en esa forma”, dice el pastor de los diputados priistas e “independientes” que lo han acompañado en la aprobación de medidas que lesionan al interés general de los veracruzanos. Cuentas públicas aprobadas al vapor, basificación masiva, autorización al ejecutivo para enajenar bienes inmuebles son parte de lo que más bien parece tema de cómplices que de políticos que busquen el bienestar de Veracruz.