Curiosamente al término de su mandato el gobernador Duarte de Ochoa se está convirtiendo en uno de los mandatarios estatales más demandados: Para empezar, la ciudadanía demanda atención en materia de seguridad pública, en medicamento para hospitales, en infraestructura carretera, en creación de empleos, etc. Estas son demandas sociales, pero también hay demandas jurídico- administrativas, como es el caso de los jubilados del IPE, las autoridades de la UV por un fuerte adeudo del subsidio ya presupuestado; de igual manera, la Auditoría Superior de la Federación inició demanda contra el gobierno veracruzano por desvío de recursos; también el TEV lo demandó por delitos electorales, el Servicio de Administración Tributaria también tiene su guardadito y, por si algo faltara, el PRI ha iniciado investigación en contra de Duarte de Ochoa por presumir actos de corrupción en su gobierno, ¡vaya legajo!