Por Luis Ramírez Baqueiro
Astrolabio Político

 Primera Parte

“En la desgracia conviene tomar algún camino atrevido.” – Séneca.

El error del Presidente Enrique Peña Nieto al dejarse asesorar por el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso, sin antes escuchar a su canciller Claudia Ruiz Massieu, responsable de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) es considerado ya como el más grave error de todo su mandato, y créame que decir esto ya es cosa sería, pues los hierros se pueden enlistar.

Y es que su participación en el G20 pasará a la historia por ser la más gélida de las que se tiene memoria, más por el trato que habrá de recibir del mismo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien ha anunciado que no recibirá al presidente mexicano en ninguna de las reuniones que se tienen programadas por la “White House” durante esta gira.

Esto habla evidente de que la recepción del candidato Republicano Donald Trump por parte del Gobierno de México, no cayo nada bien en el 1600 Pennsylvania Ave NW, Washington, DC.

Recientemente un artículo publicado en Internet por el Diario catalán “El Periodico” del cineasta Michael Moore, conocido por sus opiniones progresistas y críticas con la violencia armada en EEUU, con las políticas de George W. Bush y con las grandes multinacionales, ha vuelto a la actualidad política por sus augurios sobre quién seré el próximo presidente de EEUU. Según el ganador de un Oscar por “La masacre de Columbine”, el republicano Trump ganará las elecciones del próximo noviembre. Así lo defiende en un post en su página web y en su perfil de Facebook que ha titulado “5 reasons why Trump will win” (“5 razones por las que Trump ganará”).

De esta manera afirma Moore, “Siento ser el que traiga malas noticias”, y que este director de cine habría también pronosticado el verano pasado que el empresario sería el candidato republicano a la Casa Blanca. “Ahora tengo noticias peores y más deprimentes: Donald Trump va a ganar en noviembre. Este miserable, ignorante, payaso a tiempo parcial y sociópata a tiempo completo será nuestro próximo presidente”. Para ello, apunta los 5 motivos que le llevan a hacer tal afirmación.

  1. Los estados del cinturón industrial de EEUU

Moore sostiene que Trump va a centrar su campaña en los 4 estados demócratas del cinturón industrial de EEUU: Michigan –estado natal de Moore–, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Cuatro estados que tradicionalmente votan demócrata en las presidenciales pero que desde el 2010 han elegido gobernadores republicanos (con la reciente excepción de Pensilvania). El cineasta apunta que en las primarias de Michigan Trump cosechó más votos que Hillary Clinton, adelanta a la exprimera dama en las encuestas en Pensilvania y hay un empate en Ohio. Y lo explica recordando que los Clinton han apoyado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), además de otras políticas comerciales que han perjudicado la economía de estos estados. Trump va a utilizar este hecho para atraer a la clase trabajadora de estos estados. “Todo lo que Trump necesita para ganar es sumar los votos de los estados tradicionalmente republicanos, que nunca votarán a Hillary Clinton, y los de estos 4 estados del cinturón industrial. No necesita Florida, ni Colorado o Virginia. Solo Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin”, señala.

  1. El enfado del hombre blanco

Los Estados Unidos dominados por hombres tocan a su fin. Moore sostiene que el electorado masculino de raza blanca siente que pierde el control, que el poder se les escapa de las manos y que su supremacía está en peligro. Esta sensación, apunta el cineasta, va a llevar a que estos votantes apoyen a Trump en noviembre frente a la candidatura de la que, si ganara, sería la primera mujerpresidenta de EEUU. “Piensan, después de ocho años con un presidente negrodiciendo lo que hay que hacer, ¿ahora se supone que debemos quedarnos sentados y aceptar ocho años de una mujer dando órdenes? Después serán ocho años de gais en la Casa Blanca! Luego los transexuales! Puedes ver hacia dónde lleva todo estos. Los animales tendrán garantizados derechos humanos y un jodido hámster será presidente. Esto debe parar”, escribe Moore con ironía.

  1. El problema de Hillary

En este punto, Moore recuerda que, aunque le gusta Hillary, prometió no volver a votarla después de que esta apoyara la guerra de Irak. “Romperé mi promesa para evitar que un protofascista se convierta en nuestro comandante en jefe, aunque creo que Clinton encontrará el modo de meternos en alguna operación militar. Es un halcón, a la derecha de Obama”, afirma antes de apuntar el principal problema por que el Trump saldrá victorioso: “Nuestro mayor problema no es Trump. Es Hillary. No es popular, casi un 70% del electorado piensa que no es de fiar y es deshonesta. Representa la vieja política, sin creer en otra cosa que en aquello que te permita salir elegido”, razona. “No gusta a las mujeres jóvenes ni a los milenials (…) Ningún demócrata ni independiente irá a las urnas el 8 de noviembre excitados como cuando votaron por Obama en las presidenciales o por Bernie Sanders en las primarias. Ese entusiasmo no existe”, argumenta Moore antes de concluir que como de lo que se trata en estas elecciones es de qué partido saca a más gente de casa para ir a votar, Trump tiene todas las de ganar.

  1. El voto deprimido de Bernie Sanders

Todos los votantes de Bernie Sandersvotarán por Clinton, asegura Moore. El problema es que será lo que se llama un “voto deprimido”, es decir, explica el cineasta, “el votante no movilizará a otros cinco votantes a apoyar a Hillary. No realizará una labor de voluntario 10 horas al mes en favor de la elección de la candidata demócrata. No hablará con pasión cuando se le pregunte por qué vota a Hillary. Un votante deprimido”. Muchos de los votantes de Sanders son jóvenes. No votarán a Trump, pero se quedarán en casa, augura Moore, que sostiene que Hillary Clinton va a tener que hacer algo si quiere asegurarse su apoyo.

  1. El efecto Jesse Ventura

Finalmente no hay que subestimar a los que Moore llama ‘anarquistas de armario’. Esos votantes que ya en el colegio electoral, en la intimidad que da la cortina donde puedes marcar tu voto, deciden no seguir las normas prestablecidas. “Y por eso, y por el enfado que muchos sienten hacia el sistema político, millones de personas van a votar por Trump. No porque estén de acuerdo con él, no porque les guste, sino solo porque pueden hacerlo, solo por enfadar al sistema”. Recuerda Moore cuando, en los 90, el estado de Minessota eligió gobernador a Jesse Ventura, profesional de la lucha libre. Y explica: “No lo hicieron porque fueran estúpidos o pensaran que Jesse Venturafuera un hombre de Estado o un intelectual. Lo hicieron porque podían. Minnesota es uno de los estados más inteligentes del país. También es uno de los estados con un sentido del humor negro y votar por Ventura fue su manera de gastar una broma al enfermo sistema político. Esto va a pasar con Trump”.

Ojalá este amigo se equivoque rotundamente, porque si no, vayamos preparándonos, en un futuro no muy lejano vernos sumidos en un conflicto internacional de grandes dimensiones, mientras pesará sobre las espaldas del presidente Peña Nieto el más grave error de su administración, y ya ni soñar que tras esto, el mandatario nacional, voltee su atención a Veracruz, en donde la carnicería continuará por su indiferencia y su grave irresponsabilidad.

Señor presidente, recuerde que la omisión es un grave delito, pero más grave aún será que se comprueben actos de lesa humanidad en la entidad, lo que lo colocaría frente a la Corten Internacional, esa que desde hace años, pretende cobrarse las afrentas ocurridas sistemáticamente en nuestro país, sin que el estado mexicano deje de actuar como verdadero encubridor.

 

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx