Si la diputada Ana Cristina Ledezma está en lo correcto cuando señala la donación de un terreno de hectárea y media al señor Stalin Sánchez Macías, estaremos asistiendo a un clásico caso de atraco institucionalizado, orquestado desde el Poder Ejecutivo del estado contando con la infame complicidad de diputados priistas e “independientes” que los acompañan. La legisladora pide a la comisión de Hacienda del congreso local explique “porque entran hoy más de 10 solicitudes de donación de terrenos para enajenar a título gratuito, anda el gobernador muy bondadoso y no sabemos si esa bondad tiene que ver con el pago de deuda”. Este asunto viene a abonar el escándalo desatado sobre actos de corrupción cometidos desde el poder. Para Ripley.