alberto-1

No les paga a sus trabajadores con la regularidad que la norma impone; se esconce de sus proveedores a quienes cuando se deja ver les ofrece pagar en abonos. Advirtiendo que el tiempo se le agota al gobierno y que la estrategia es dejarlos colgando para que el próximo patrón se encargue del compromiso los trabajadores salen a las calles para presionar y en esa estrategia afectan a toda la sociedad; por su parte, los proveedores, después de incontables horas-nalga en la antesala de quien paga han optado por demandar al deudor, incluso la Universidad Veracruzana acude a la posibilidad del embargo del World Trade Center como medida que garantice los ingresos que ha dejado de percibir y que por ley le corresponde. Pero esto ya se acabó, las ventanillas ya no se abren salvo para decir “no hay”, todo porque las finanzas públicas están colapsadas.