duatweet

Si bien al gobierno del estado encabezado por Javier Duarte de Ochoa está a punto de concluir su gestión, la atención a los problemas sociales debe ser permanente porque cuando esto no se cumple se genera inconformidad y auspicia un vacío de autoridad e incluso de poder. De esto, en Veracruz hay pruebas manifiestas pues lo vivimos cada día en las expresiones de descontento social ante ofrecimientos de gobierno incumplidos; clara evidencia es la carta del alcalde de Coatzacoalcos solicitando a las autoridades federales su intervención para calmar la sed de paz y tranquilidad de la población que gobierna. La semana pasada el José senador Yunes Zorrilla manifestó su preocupación por el alto índice de inseguridad en Coatzacoalcos, de igual manera el domingo pasado el diputado Gonzalo Guisar pidió a Osorio Chong su intervención (El Secretario ofreció apoyo, no sin expresar que se debe exigir más a las autoridades locales), ahora esta misiva desesperada del alcalde dan la medida del problema y por derivación evidencian la impotencia del gobierno estatal para resolver la grave crisis de inseguridad que padece el sur veracruzano.