Por lo menos cuatro municipios de la entidad veracruzana se encuentran bajo el ojo vigilante de las autoridades federales, y al menos Coatzacoalcos, Papantla, Orizaba, Veracruz y Alto Lucero están permanentemente resguardados por elementos del ejército nacional debido a los elevados índices de criminalidad de los últimos días. Todavía el miércoles el gobernador del estado aseguró que en Veracruz no existen focos rojos, pero los hechos de violencia que acontecen a diario en diversas zonas de la entidad demuestran una versión diferente; además, la ciudadanía padece una elevada percepción de inseguridad, un hecho comprobable en cualquier región de la entidad.