Contraesquina Política
Por Fernando Martinez Plascencia

Enrique Peña Nieto: Veracruz es un estorbo para sus propósitos presidenciales.
Miguel Ángel Yunes: Abrir demasiado la boca le puede costar la gubernatura.
Michael Corleone: “ Nunca odies a tus enemigos, nublan tu juicio”.

Coatzacoalcos, Ver., a 15 de Septiembre de 2016..- Terminar de convertir al estado de Veracruz en un pueblo sin ley, es lo que menos le conviene al gobierno federal.

Sobre todo cuando se acercan las elecciones federales del 2017 y 2018.

Vayamos por partes:

Uno.- En este momento el gobierno federal ha fracasado en la aplicación de la Reforma Educativa, y prueba de ello es que varios estado como Oaxaca, Chiapas, Michoacán, y Guerrero, se encuentran hoy convertidos en un polvorín, maestros disidentes convertidos en señores que mantienen al Estado de rodillas, aferrados en echar abajo una reforma que en nada les beneficia-según dicen ellos- y mientras tanto, millones de niños y jóvenes sin clases, convirtiendo al gobierno federal en rehén de la intolerancia. Se han restablecido las clases en algunos estados disidentes, sí, pero parcialmente, cuando se le han cumplido todos sus caprichos a la CNTE, pero si mañana se les mete el chamuco, vuelven con los bloqueos, a eso no se le puede llamar negociación.

Sin capacidad de poder disuadir a los maestros, un día se sientan, y al otro se levantan, y cierran escuelas, la política interna ha sido un verdadero fracaso en manos de un Secretario de Gobernación, como Miguel Ángel Osorio Chong. Por un lado dice que no les pagaran a los maestros faltistas, y no solamente se les paga, sino que estos maestros, pese a que han faltado más de tres veces, siguen dentro de la estructura educativa, es decir, gozando de todas sus prestaciones. Como se le puede llamar a eso?

Sin mencionar lo de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, que ha sido otro fracaso, para un gobierno que ha perdido toda credibilidad, y así, si vamos viendo caso por caso, nos damos cuenta que lo malo también cuenta, porque lo malo opaca todo, y pues esto también cuenta un chingo, como dice Brozo, el payaso tenebroso. Sobre todo cuando se acercan las elecciones.

El otro fracaso, es en la lucha contra la delincuencia organizada, y Veracruz no escapa a ella.

Dos.- El gobierno federal ha errado en su estrategia en la lucha contra los delitos de alto impacto, tales como el secuestro, el homicidio, por decir los más graves.  Es de todos sabido que nuestro estado ocupa uno de los primerísimos lugares dentro de la escala nacional. Aquí el gobierno federal y el gobierno de este mal gobernante que se llama Javier Duarte de Ochoa, han sido una verdadera nulidad en el tema de la inseguridad. Arturo Bermúdez, el ex secretario de Seguridad Pública se fue, pero no por su negligencia, sino por actos de corrupción. Que quede claro.

 Tres.- A estos dos flagelos anteriores, que nos tienen sumidos en la ingobernabilidad, falta agregarle la corrupción y la impunidad que el propio gobierno federal ha permitido, desde la etapa de Fidel Herrera Beltrán. Los verdaderos males de Veracruz cruzan en la persona de este mal gobernante, que por desgracia llegó a Veracruz, trayendo a tantos rateros que terminaron con todos los recursos económicos,  que hoy mantienen  al pueblo veracruzano en la miseria y pobreza, y en todo esto, Enrique Peña Nieto mucha culpa tiene. Cómplice por omisión, no supo detener a tiempo tantas raterías, de gente de su propio partido, el PRI.

Y ante este escenario, que puede ser adverso para su candidato a la presidencia, prefiere pasar a joder a uno de los estados con más votantes, dividirlos, para hacer la diferencia rumbo a las elecciones presidenciales. En política nada es casualidad. Este estado puede dar el triunfo o la derrota. Analizelo.

Hoy el país se desangra, se cae a pedazos porque este mal gobernante, no supo hacer lo que en campaña prometió; un gobierno de resultados.

Su slogan decía: “Nosotros sí sabemos cómo hacerlo”. Vaya que han sabido hacerlo, han sabido “Mover a México” rumbo al abismo. La corrupción de su gobierno ha sido la constante.

Esa es hoy la peor etapa que vivimos, resignados a ver como sacan provecho cada cual de sus propias corrupciones y complicidades.

Un Enrique Peña Nieto que solo se limita a observar, completamente rebasado por la corrupción que mantiene entrampados a todos los niveles de gobierno, tal pareciera, que esa es la única agenda importante del país, y en parte lo es, pero ésta, no pasará de ser pura palabrería, ya lo vera, Javier Duarte no irá a la cárcel, al menos no por ese tema, no es tan fácil. Ahí tenemos los ejemplos de Rodrigo Medina, Reynoso Femat, y el último Guillermo Padrés.

Si se concretaran los casos de César Duarte, Javier Duarte, y Roberto Borges, entonces sí estaríamos hablando de la seriedad de este gobierno federal, pero mientras tanto, solo serán temas públicos que no aterrizará en nada, manteniendo con esto, en vilo a la sociedad, que con el mayor morbo, como en la época romana, quieren sangre,  como mera distracción de  lo que oculta la cúpula gubernamental: “La lucha por el Poder”…… y pasa por Veracruz.

Echar abajo a Yunes Linares es prioritario.

Por último, volviendo a Veracruz. Realmente le conviene al gobierno federal echar por tierra una elección hasta este momento legal, avalado por el Tribunal Electoral, con el único afán de proteger la salida de un gobernador tan corrupto, como el que tenemos hoy en Veracruz? Tal parece que sí. No importa el daño que se le siga causando a nuestro estado, lo que importa es no ser tan golpeados, ni exhibidos en la próxima elección, ya sea la del 2017 o la del 2018,  por la enorme corrupción de un militante de este partido,  el PRI, que en mala hora, sigue siendo el gobernador.

Se busca el menor daño posible, ese es el verdadero rollo de todo esto, y si en esto se impide la llegada de MAYL para no destapar toda la cloaca, mejor. Sí, porque la bronca, la verdadera bronca, es porque Yunes Linares también ha abierto demasiado la boca.

Se erigió como un gobernador ya en funciones, y las reglas, pese a pertenecer hoy a otro partido, ya las conoce, ese ha sido un error elemental en esta transición.

Michael Corleone en el “Padrino” le decía a Vincent, su sobrino, a la postre su sucesor, cuando este explotaba en contra de algún adversario de su tío: “Nunca odies a tus enemigos, nublan tu juicio”. Chequelo.

Sabemos que el gobernador electo no es una perita en dulce, es un tipo que ha pasado por varios cargos públicos de todos los niveles y seguramente tiene cola que le pisen, de eso no cabe duda. Hay muchas corruptelas también a su alrededor.

La arremetida que encabeza el gobierno federal en contra de Miguel Ángel Yunes Linares, pretende despojarnos, a través de un procedimiento legal, del derecho de haber votado, y elegido. Si a esas vamos, que ya no haya elecciones.

A la mierda pues, los que votamos, terminar de hundirnos, quitarnos la poca dignidad que existe, sin que nadie, de la “clase política”, llámese José Francisco Yunes Zorrilla o Héctor Yunes Landa, asome las narices, para dar su versión de lo que realmente sucede, del enorme daño que le harían al estado de Veracruz, con arrebatarle el triunfo al gobernador electo, de una forma tan deleznable, y llegar el primero de diciembre sin gobernador en funciones. No es que se le defienda, simplemente estamos hasta la madre. Queremos respirar.

Cabrá tanta bajeza del gobierno federal? Es posible. No debiera ser. Porque esto, esta nueva etapa que estamos presenciando, sale de los Pinos. Del mismo modo, ésta, se puede detener una vez que ambos, es decir, Miguel Ángel Yunes y Javier Duarte concilien sus diferencias, si es que Chin Guen Guen Chong logra “ordenar el relajo” que hay entre ambos, desde luego, para que todo siga igual. Ya lo verá usted. Sí el gobierno federal tiene algo de capacidad política, deberá demostrarlo. Veremos si no fracasan también, en algo tan sencillo.

En nuestro sistema político se comercia la complicidad. Javier Duarte no irá a la cárcel, a menos que sea por algún delito de delincuencia organizada, y realmente eso se ve complicado.

Momentos tensos, y delicados estamos atravesando. Es conveniente abrir otro frente en Veracruz, por un tema que sabemos no tendrá ningún resultado, como el de Enriquecimiento Ilícito, y dejar sin gobernador a un estado, de por sí cansado, hastiado? Le aseguro que Miguel Ángel Yunes no se cruzará de brazos viendo cómo le arrebatan la gubernatura. Creo que eso es lo que menos le conviene al gobierno federal.

Tampoco será tan rápido este procedimiento, son una serie de recursos que se pueden interponer por el delito de Enriquecimiento Ilícito, a Miguel Ángel Yunes Linares, le da el tiempo suficiente para llegar a tomar protesta como gobernador, y después, después, ya veremos, porque esto, todavía no termina.

Se viene la madre de todas las batallas; las  elecciones y la enorme corrupción de todos los partidos, que serán temas de campaña.

Maldita sea, otra vez lo mismo. Vueltas y más vueltas para caer en lo mismo.