Los magistrados del Poder Judicial del Estado de Veracruz dieron una muestra de dignidad y congruencia al privilegiar el espíritu de cuerpo sobre cualquier consigna o disposición atentatoria del motivo de su existencia al elegir a los magistrados para la Sala de lo Familiar. El que los magistrados hayan elegido en congruencia acatando la máxima: “primero en tiempo primero en Derecho”, no es desdén a los recién llegados porque normativamente son parte del todo y de ninguna manera debiera atribuirse a que Duarte ha perdido influencia, porque es debido a la sobriedad y autonomía de un Colectivo de profesionales del Derecho cuya consigna elemental radica en el ser y en el parecer. Esa es una actitud que desafortunadamente ni por asomo se encuentra en buena parte de los integrantes del Poder Legislativo.