Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
18 de octubre de 2016

“La obra política más difícil es obtener la confianza antes que el éxito.” – Napoleón Bonaparte.

 

Y la tragicomedia denominada Veracruz, continúa sus capítulos, apenas este lunes cuando despertaban los veracruzanos, la parafernalia de Televisa, volvió a marcar la agenda semanal en materia informativa, nuevamente en el espacio estelar que conduce Carlos Loret, se volvía a presentar la evidencia, -que en la entidad, todos los veracruzanos intuían desde hace muchos años-, con la que se comprueba que la administración de Javier Duarte es la clara muestra de cómo una administración pública mal llevada se convierte en una aberrante insultó a la democracia, pero más aún, en el peor zahirió para su población.

Como era de esperarse, las declaraciones incriminatorias de parte de su testaferro Moisés Mansur Cysneiros contra Duarte de Ochoa exhiben el cinismo desmesurado con el que se condujo este grupo político y de operadores financieros que sentenció a la entidad a la quiebra en todos sus rubros.

Pero como también se sabía, de la mano del rompimiento institucional tanto de la Federación como del Priismo Nacional con el pasado inmediato de Veracruz, debía haber acciones inmediatas que sentaran las bases de una nueva relación Gobierno Federal y PRI con la ciudadanía veracruzana y para ello, había que enviar acciones en ambos frentes de forma rápida.

La primera de las acciones debía llegar de la Federación hacia el Gobierno Estatal que el prisma social permitiera el paso de un nuevo rayo de esperanza en materia de seguridad entre quienes enfrentan y viven en el terror producto de la descomposición de las instituciones en materia de seguridad del Estado, así como la pelea permanente entre grupos criminales a los que dejaron crecer sin ton ni son, en ese dejo de complicidad evidente con la autoridad estatal.

De esta manera el discurso se tradujo en acciones, mismas que fueron instruidas por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en respuestas concretas a demandas de igualmente concretas.

Acompañado del comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales; Eugenio Imaz, titular del CISEN; el secretario de la Marina Armada de México, almirante Vidal Francisco Soberón Sanz y el gobernador interino, Flavino Ríos Alvarado; Osorio Chong confirmó que la zona sur de Veracruz pasa por momentos complejos en cuanto a seguridad, sobre todo por el cambio de administración pública.

El grito desesperado de la población del sur de la entidad, se tradujo en una medida verdaderamente importante, con lo que se da un espaldarazo al gobernador Interino, Ríos Alvarado, pero que también es bien recibida por la sociedad, más a sabiendas que recae en la Institución del Estado Mexicano que más nivel de confianza expresa, como lo es la Secretaría de Marina quien a partir de ya deberá tomar el control total de la seguridad estatal.

Justo también es reconocer que esta medida fue una constante solicitud del gobernador Electo, Miguel Ángel Yunes Linares, quien desde la precampaña y campaña visitó la región de Coatzacoalcos, en donde, hasta un foro temático relacionado con la seguridad desarrolló, ante los reclamos de una sociedad hasta entonces desatendida.

Pero de la acción ejecutada, pasemos a la retórica empleada por el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, de quien no dudamos su buena intensión por cambiar a México, pero del dicho al hecho, dice la resabia popular, hay mucho trecho, y quien se hizo acompañar por el senador Arturo Zamora Jiménez, secretario de Organización del CEN del PRI, Héctor Gómez Barraza, Secretario de Operación Política del CEN del PRI, y Jorge Alberto Perez Zamudio, secretario de Comunicación institucional de su partido.

Y es que Ochoa Reza durante su visita a Xalapa empleó ese discurso que todos quieren escuchar, que reclaman el pueblo de México, en su afán de confiar en las instituciones, al menos, esperanzados en que las cosas cambien para beneficio de las nuevas generaciones, solo que lastimosamente, pareciera que el instituto político no deja aun prácticas como estas, en las que, se debe comenzar actuar en congruencia entre el decir y el hacer.

Si algo tiene el veracruzano, es que le gusta que le hablen con la verdad, con sinceridad, quizá por ello, este principio cuenta mucho, lo lastimoso del asunto es que al visitar a su militancia, asegurando que se castigará ejemplarmente al gobernador con licencia por la ofensiva cantidad de señalamientos que confirman el saqueo del erario, la colusión, e infinidad de posibles delitos más y de repente te enteres, de viva voz, Ochoa Reza confirmó que prefirió llegar en un vuelo privado, para evitar las molestias que los miles de maestros ocasionan, por demandar se cumpla con el pago puntual de sus prestaciones ante el evidente quebranto financiero estatal.

Como empatar el discurso retórico con los hechos, cuando su trasladó en un jet rentado que cuesta en promedio 3 mil dólares la hora, lo que equivale a 55 mil pesos. ¿O ahora nos dirá que se lo prestó un amigo, solo porque es muy su cuate?

Pareciera que en el PRI de Ochoa Reza siguen al dedillo el slogan del presidente Enrique Peña Nieto de su Cuarto Informe de Gobierno, que señala que “Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”, de ese modo, observamos los veracruzanos, que entre el decir y el hacer, las cosas también cuentan, porque la forma de llegar a su visita mire que cuenta y cuenta mucho.

 

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx