camacama

Según la cuenta, hasta el día que solicitó licencia, Duarte de Ochoa llevaba acumuladas 53 denuncias penales entre las que destacan corrupción y enriquecimiento ilícito. Por este motivo no pocos piensan que emprenderá la huida porque, además, los signos en su contra menudean empezando porque el PRI lo ha dejado fuera y luego entonces no es instancia adonde acudir por respaldo político. Aunque también se dice que lo del PRI es simulacro y que mantiene canales abiertos con la élite política a la que pertenecía como gobernador, ahora que sus interlocutores serán la PGR, el SAT y a ASF en la que no encuentra empatía alguna.