chapo

Efectivamente, si se recapturó al Chapo Guzmán fue por una intensa búsqueda obligada por la enorme presión social sobre el gobierno federal que había empeñado su palabra para que el perseguido volviera a prisión. En el caso de Duarte de Ochoa, si bien los medios de tiraje “nacional” se han mostrado bastante incisivos en sus críticas por la huida del ex gobernador veracruzano, pronto pudieran quitar el dedo de ese renglón debido a que otro caso lo sustituya. De allí que la sociedad veracruzana debe presionar intensamente para la recaptura de Duarte de Ochoa, y a quienes junto con él desviaron recursos públicos para su beneficio personal; ese delito no debe quedar impune si realmente se pretende un combate efectivo contra la corrupción. En la actual coyuntura que vive el país si no se aplican los castigos correspondientes a los infractores de la ley el desencanto se traduce en votos en contrario.