Política al día Express
Por Francisco Licona
28 de outubro de 2016 

 

ASTRID ELÍAS MANSUR, directora del DIF Estatal, hace una semana solicitó audiencia urgente al Gobernador Interino, Flavino Ríos Alvarado, y fue recibida de inmediato. La joven funcionaria le dijo que no había razón para que continuara en el cargo y le planteó que le aceptara su renuncia. Flavino Ríos le respondió pausadamente que “lo prudente, lo honesto y lo leal para la dependencia, pero también para sus jefes y amigos, Javier y Karime, era permanecer en el cargo hasta el fin del Gobierno”. Eso nos aseguran comentó enojada a sus allegados en el DIF y sus amigos en fuga. Cinco días después la joven regresó y le dijo al Gobernador que al menos la dejara pedir una licencia por 30 días. La respuesta de Flavino no dejó lugar a dudas pues le dijo que en todo caso tramitara su licencia ante la Junta de Gobierno del DIF, que por ley era la única con facultades para autorizarla. Sin embargo, como Astrid sabía que eso no iba a suceder, prefirió huir y no presentarse más en sus oficinas, eso es lo que nos comentan fuentes internas del DIF. Lo cierto es que doña Astrid ha dejado de responder sus teléfonos a la prensa y más de uno sospecha que en realidad se ha escapado. El DIF es una de las dependencias con mayores problemas de corrupción, adeudos a los trabajadores y programas incumplidos. Hace años que dejaron de pagar las pensiones a adultos mayores establecidos por ley. Y en el ranking del terror, puede que sea la oficina con más contratos falsos y empresas fantasmas del Gobierno de Javier Duarte. ¡Ya saldrá eso en su momento a la luz pública! Se sabe que el Reforma tiene extensos expedientes que irá sacando a cuenta gotas para tenernos cautivos y en cualquier momento, le pasarán factura.  Astrid fue toda una figura al principio, después toda una figurona de la política estatal. Todo resolvía, todo ordenaba, en todo estaba. Era el ajonjolí de todos los moles de Palacio. No importaba el nivel de los funcionarios, a todos ordenaba por “instrucciones” de la señora. Astrid es cordobesa, prima hermana de otro de los protagonistas del horror, Pepe Toño Mansur; su esposo fue funcionario de la Sedarpa y su hermana la secretaria privada de doña Karime durante buena parte del sexenio.

GABRIEL DEANTES Y ARTURO BERMÚDEZ se deben estar riendo por el “inicio de la acción penal” pues es una vacilada… La nota ayer fue la acción penal contra Bermúdez y Deantes. Nota indignante de acuerdo a lo dicho por el propio Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, “por los delitos que se les imputan no ameritan prisión preventiva”… o sea, para ir entendiendo lo que pasó; no es ni siquiera una orden de aprehensión, ya que en virtud del nuevo Sistema Penal Acusatorio, es una simple cita, una “Audiencia para imputación y una vez que quede vinculado a proceso el juez determinará lo conducente”… Igual que el caso del ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, que a la fecha sigue tan campante. Bermúdez y Deantes ya renunciaron a sus cargos; los dos quién sabe dónde están. Y si ya estaban lejos, con el pitazo oficial se han de haber ido aún más lejos. ¡Ah que cosas con la justicia mexicana! ¿Qué ganó el Fiscal con dar a conocer estos casos que, según él, “se filtraron” a los medios? Hasta el momento nada, sólo hacer ruido… no es gratuito que el Gobernador Electo, Miguel Ángel Yunes, haya dicho hoy mismo que sigue sin confiar en Bravo Contreras, pues no faltaron los malpensados que advirtieron un posible guiño de Bravo hacia Yunes, llevándole en ofrenda a dos peces, no tan gordos pero nada despreciables. Si los vemos tras las rejas, el Fiscal se habrá comprado un “Mejoralito”, si no, al ostracismo total como los demás.

SE AFINA Y CONFIGURA LA IDEA de que la fuga de Javier Duarte se planeó en altas esferas del gobierno. En donde están más que felices es en Veracruz y Chihuahua por la salida de Arely Gómez de la PGR. Los Duartes, aunque no lo crean, siguen pesando mucho en este país. Guadalupe Loaeza escribe hoy en diario Reforma de “Javier Duarte, el fugitivo”, y dice que el caso de Javier Duarte es el caso más vomitivo de los últimos tiempos… “Javier Duarte es un ladrón, un irresponsable, pero sobre todo es un cínico que pensó que sus tropelías iban a quedar impunes por el solo hecho de pertenecer a un partido en el cual la corrupción es práctica habitual”. ¿Por qué quitó Peña Nieto a Arely Gómez? Edgardo  Buscaglia, académico-investigador y conocido analista político experto en asuntos del crimen organizado afirma lo que muchos piensan: que la fuga de Javier Duarte “es un modus operandi muy usual en gobiernos de comportamiento mafioso, como el mexicano” (sinembargo.mx). Valdría la pena preguntarse si el pitazo fue para ¿salvar a Duarte de las manos de la justicia o para tenerlo a buen resguardo para evitar que hablara y denunciara sus cómplices? ¡Duarte sabe demasiado! Parece que ni siquiera fue necesario que Miguel Ángel Yunes Linares presentara las pruebas que iban a “cimbrar al país”, con el puro anuncio fue suficiente para poner a temblar a todos. Marco Arellano Toledo, investigador de la UNAM afirmó que “Me parece que las expectativas (de Gómez en la SFP) son mínimas. Lo que nos ha enseñado el Presidente es que juega ajedrez, mueve piezas y no hay ningún resultado”. Todo parece configurarse como parte de un entramado mayor, mucho más allá de nuestras campiranas capacidades de entendimiento y que en las altas esferas del poder, juegan con nosotros como peones desechables de ajedrez.

Está Usted informado.

www.politicaaldia.com, Facebook: Política al Día, @PoliticaalDia, frlicona@nullyahoo.com