camacama

En revisión a vuelo de pájaro poco de bueno es posible asignarle al gobierno veracruzano a dos meses de que concluya su periodo más con pena que con gloria. Un gobernador al que su partido despoja de sus derechos partidarios no es augurio halagüeño; mucho menos cuando se descubren múltiples propiedades atribuidas a su patrimonio y una docena de colaboradores en serio predicamento. En el ramo de resultados tampoco es para presumir: Veracruz está considerado como una de las entidades más violentas; la zozobra de los periodistas la justifican 19 tundeteclas asesinados durante el periodo en comento; según Coneval Veracruz es el tercer estado con mayor índice de pobreza. Cuatro millones 634 mil 200 personas viven en situación de pobreza; la deuda pública asciende a 45 mil 879 millones de pesos, y a la Universidad Veracruzana (UV) le adeuda dos mil millones de pesos; el pasivo circulante asciende, por lo menos, a 11 mil millones de pesos; se ventilan en la PGR irregularidades multimillonarias en la cuenta pública de Veracruz por miles de millones de pesos que pudieron haber sido desviados. Y muchos etcéteras más.