Por supuesto, la gestión del gobernador Flavino Ríos es indispensable, se trata de obtener recursos para hacerle frente a serios compromisos con la población veracruzana, en este caso con quienes aguardan les sean pagados las deudas que con ellos tiene el gobierno. Pero como al gobernador interino solo le restan algunas semanas para concluir la gestión y el dinero que solicita no será regalado, se hace indispensable consultarlo con el gobernador electo pues a este le corresponderá cargar con los compromisos del adelanto. Nada que no se arregle porque hablando se entiende la gente.