callejasSería erróneo suponer que Juan Nicolás Callejas a estas alturas de su larga trayectoria política va a modificar la metodología que ha empleado en su vida, dirigente sindical por muchos años: ha sido un auténtico cacique en la sección 32 del magisterio federal veracruzano por décadas, circunstancia que le ha servido para proyectarse como legislador en las cámaras local y federal de diputados, su usanza es la del México que ya está de salida, la del político que no expresa nada que pudiera comprometerlo, el de las ambigüedades, el que ve a través del cristal del que manda en un momento dado. Por este perfil asegura que  desempeñó su cargo legislativo “como debía”, es decir, al gusto de quien manda sin importar la conveniencia social. He aquí una de las explicaciones a la conducta obsecuente de los legisladores priistas ante las órdenes de Duarte.