congreso-veracruz

Sociedad 3.0.- Esta mañana, columnistas de periódicos impresos y páginas web de la ciudad de México, coincidieron en señalar en sus espacios como Reforma, 24 horas, El Financiero y Carmen Aristegui, que se vienen turbulencias políticas en los 46 días que faltan para el relevo institucional del Gobierno de Veracruz.

Los comentarios confluyen en dos puntos medulares, cada quien con su estilo personal: que Javier Duarte de Ochoa habría pactado la solicitud de licencia al otorgamiento de un salvoconducto para él y su familia, que no incluiría a sus allegados a los que protegió todo el tiempo y que podrían ser detenidos y consignados ante las autoridades judiciales y que estaría tramándose un complot para evitar que Miguel Ángel Yunes Linares asuma la gubernatura, cuestión que el mismo gobernador electo ya ha denunciado.

En una de sus primeras declaraciones el gobernador interino Flavino Ríos Alvarado, reiteró que no comenzará el proceso de entrega-recepción entre el gobierno saliente y el entrante hasta el primero de noviembre, como lo marca la ley, un asunto que ha provocado fuertes críticas de parte de Yunes Linares y diputados de oposición, salientes y electos.

Y todavía faltan 20 días para que entre en funciones las LXIV Legislatura del Estado que ya no tendrá la oportunidad de emprender un juicio de desafuero en contra del gobernador con licencia, Javier Duarte de Ochoa.