Basta con que se levante la primera denuncia para que las demás se desaten en cadena; tal y como le ocurre a Donald Trump en los Estados Unidos, que enfrenta una andanada de denuncias sobre acoso y abuso sexual después que un diario neoyorquino publica la primera, así pasará con Arturo Bermúdez, ex secretario de seguridad pública en Veracruz, al que José Benítez, padre de uno de los jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, acaba de denunciar ante la PGR por contratar y dar cargos de confianza a elementos que no aprobaron los exámenes de confianza, pues está tipificado como delito. La denuncia encuentra sustento porque, efectivamente, los policías acusados de desaparecer a los cinco jóvenes no habían pasado el examen de confianza y, sin embargo, estaban en funciones, incluido el comandante.