“En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “en su planeada huida, Javier Duarte no pudo viajar ni a Estados Unidos ni a Canadá porque […] no tiene visa; […] el gobierno federal, apoyado por la Interpol, apuntan a Centro y Sudamérica como los lugares a donde pudo viajar para ocultarse […]. Dos días antes de escapar, despidió a los marinos que tenía comisionados como sus guardias personales. Tenía todo preparado y es muy probable que haya tenido un informante desde la PGR […] . Duarte mintió hasta el último momento; […] : ‘Es una calumnia lo de mi esposa; yo no tengo nada’, […]; hasta que la insistencia del Secretario […] , lo hizo entender que la orden era directa del Presidente Peña Nieto: ‘¿Cuándo quieres que lo haga?’, preguntó Duarte que, […] Duarte ya se había quedado completamente solo. Los últimos intentos por defenderlo de cierto Senador amigo suyo, se toparon con que la orden de que enfrentara los cargos que estaba por fincarle la PGR era directa de Presidencia. […] . Los reporteros le preguntaron a Peña por su declaración de 2012, donde hablaba orgulloso de un ‘nuevo PRI’ y ponía como ejemplo […] a ‘gobernadores jóvenes’ como ‘Javier Duarte, Beto Borge de Quintana Roo, y César Duarte de Chihuahua’. […] marcó distancia y se refirió ‘como un fracaso’ a Duarte, de quien se dice recibió financiamiento para su campaña. […] . La pregunta de si alguien facilitó la huida a Duarte sigue en el ambiente. […] el único que responde de frente […] es el Secretario de Gobernación Miguel Osorio, quien niega tajante ‘ningún tipo de pacto o acuerdo’ con el Gobernador veracruzano. […] . ‘Si agarramos al Chapo que se nos escondía en la sierra y era protegido por tanta gente, con más razón atraparemos a un gobernador’, dice Osorio. ¿Cuál de los dos capos resultará más escurridizo?”. (sinembargo.com)