ultimo-adios

Zona Sur – 2016-11 – Mirna Hernández/ Alex Ceja / El pueblo de Jáltipan se volcó la mañana de este lunes para darle el último adiós, antes de bajar a su última morada, a Génesis Deyanira Urrutia Ramírez, la joven oriunda de este municipio y desaparecida en el puerto de Veracruz junto con tres más. Mientras que en la ciudad de Acayucan, familias también lloraban la partida de Octavio García Baruch.

El cortejo fúnebre a las 7:30 horas partió de su domicilio ubicado en la calle Leandro Valle casi esquina con carretera Transístmica. A las 8:00 horas llegó a la Iglesia San Francisco de Asís en donde se ofició una misa de cuerpo presente para el descanso eterno de su alma.

La iglesia lucía pletórica de familiares, amigos, conocidos y ciudadanos que conocieron a la inmolada chica y que con su presencia, se solidarizaban con los momentos de dolor que vivía la familia.

La salida del féretro conteniendo el cuerpo de Génesis Deyanira de la Casa de Dios fue totalmente emotiva, de personas que en sus oraciones pedían paz y tranquilidad, de quienes sentían la pérdida de la amiga, de clamor de justicia ante el horrendo asesinato de esta joven que apunto de egresar de la carrera de Ciencias de la Comunicación y con el proyecto de cursar una maestría en España hoy inició el viaje sin retorno. Los padres y la familia, totalmente acongojados por la pérdida encabezaban el cortejo.

Desde la Iglesia hasta el Panteón Municipal, los asistentes eran acompañados por las notas de un mariachi que entonaron Las Golondrinas, Amor eterno y demás canciones.

También se hizo presente la banda de guerra “Elefantes grises” del Cobaev 17 de este municipio, en donde la joven cursó el nivel de bachillerato.

Alumnos y maestros de los diferentes planteles de la zona 08 del sistema Cobaev, pero principalmente del plantel de Chinameca y el de Nanchital en donde laboran Ramona Ramírez y Edgar Urrutia, los padres de la hoy acaecida joven, como una gran familia también tendieron sus lazos de solidaridad.

Llanto de dolor, de impotencia por el arrebato de la vida a una alumna destacada y con un gran futuro, era lo que caracterizaba ese cortejo.

Antes de las 10:00 horas el cortejo fúnebre hizo su arribo al Panteón.

Ahí, el profesor Raúl Romay como amigo de la joven desaparecida dio un mensaje y dijo que Génesis Deyanira era una joven alegre y entusiasta, que traspasó no sólo las fronteras de Jáltipan, Veracruz y México y que hoy traspasaba la frontera de la vida para que sea la vida eterna. “Eres ejemplo vivo de humildad y generosidad, tú misión fue muy corta más no efímera… cumpliste muy pronto tu encomienda y regresas a la cúpula celestial, se te concede en este momento un lugar para que desde ese privilegiado sitio veles por quienes te conocimos, te extrañaremos pero nos queda la enorme dicha de haber conocido tu felicidad. Génesis no ha muerto, Génesis vive en nuestro corazón pues tu recuerdo perdurará en cada uno de nosotros”, resaltó.

Tras esto, el ataúd conteniendo los restos de Génesis Deyanira marchó hacia su última morada, su sepulcro en el Panteón, en donde minutos después bajó, entre los gritos de dolor de su madre que decía que no había podido traer con vida a su hija a Jáltipan. Tuvo que ser sacada del lugar cuando parecía desmayarse.

Sus familiares y amigos de la joven con pétalos de flores le dieron el último adiós.
Hoy el cielo tiene una estrella: Génesis Deyanira Urrutia Ramírez.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO