Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
11 de octubre de 2016

*Desventaja ante bandidos
*Se pueden tener en casa

DURANTE MUCHOS años el ser mexicano no se entendía sin la portación de un arma de fuego al cinto, de tal suerte que la Constitución de 1857 contemplaba ya el derecho de posesión y portación, facultad que pasó a la Constitución de 1917 con dos limitaciones en el Artículo 10 de nuestra Carta Magna -reformado el 22 de Octubre de 1971- para quedar de la siguiente manera: “Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa (ojo), con excepción de las prohibidas por la Ley Federal y de las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional. La ley Federal determinará los casos, condiciones, requisitos y lugares en que se podrá autorizar a los habitantes la portación de armas”.

LA LEY Federal de Armas de Fuego y Explosivos, tal y como se encuentra vigente, señala claramente en su Artículo 7.- La posesión de toda arma de fuego deberá manifestarse a la Secretaría de la Defensa Nacional para el efecto de su inscripción en el Registro Federal de Armas, mientras que el Artículo 8 deja en claro: “No se permitirá la posesión ni portación de las armas prohibidas por la Ley ni de las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, salvo los casos de excepción señalados en esta Ley”. Y el Artículo 9 (del mismo ordenamiento, autoriza): “Pueden poseerse o portarse, en los términos y con las limitaciones establecidas por esta Ley, armas de las características siguientes: Pistolas de funcionamiento semi-automático de calibre no superior al .380 (9mm.), quedando exceptuadas las pistolas calibres .38 Super y .38 Comando, y también en calibres 9 mm., las Mausser, Luger, Parabellum y Comando, así como los modelos similares del mismo calibre de las exceptuadas, de otras marcas. Revólveres en calibres no superiores al .38 Especial, quedando exceptuado el calibre .357 Magnum”.

EL MISMO ordenamiento determina: “Los ejidatarios, comuneros y jornaleros del campo, fuera de las zonas urbanas, podrán poseer y portar con la sola manifestación, un arma de las ya mencionadas, o un rifle de calibre .22, o una escopeta de cualquier calibre, excepto de las de cañón de longitud inferior a 635 mm. (25), y las de calibre superior al 12 (.729 ó 18. 5 mm.).

AHORA BIEN, el senador panista, Jorge Luis Preciado ha propuesto una reforma al artículo 10 constitucional para que los mexicanos puedan estar armados en todo momento, y de esa manera puedan defenderse de la delincuencia, iniciativa que de prosperar permitiría a los ciudadanos poseer un arma en casa, negocio, autos, e incluso, portarla al cinto. El legislador dice que “tenemos derecho a la legítima defensa”, de tal manera que si un delincuente se mete a una vivienda o negocio, por lo menos va a saber que del otro lado puede haber alguien que tenga un arma para responder. Preciado argumenta que el Estado ha fracasado en su tarea de proteger a la ciudadanía, y sin duda tiene razón.

PERO EL planteamiento de armarse en casas, autos y negocios ha engendrado polémicas entre los “timoratos”, la mayoría en contra, sobre todo de aquellos que poseen recursos suficientes para contratar un cuerpo de seguridad que los cuide a ellos y sus familias, y por el cual deben desembolsar muchos recursos que, comúnmente, van a dar a funcionarios o ex funcionarios de gobierno que son quienes controlan instancias relacionadas con la salvaguarda personal privada, y en Veracruz es conocido el caso del ex secretario de Seguridad, Arturo Bermúdez, propietario de varias agencias de seguridad que prestan servicio, incluso, a funcionarios de Gobierno y empresarios.

POSEER UN arma en casa o el negocio no está prohibido, sobre todo si se cumple lo que establece el Artículo 10 Constitucional: que ésta no sea de uso exclusivo de las fuerzas armadas y, algo indispensable: que esté registrada ante la Secretaría de la Defensa Nacional que incluso autoriza a deportistas y particulares la compra de esos artefactos si cumplen algunos requisitos.

SEGÚN EL mismo Artículo 10 Constitucional, las armas que podrán autorizarse a los deportistas de tiro o cacería, para poseer en su domicilio y portar con licencia, son las siguientes: Pistolas, revólveres y rifles calibre .22, de fuego circular. Pistolas de calibre .38 con fines de tiro olímpico o de competencia. Escopetas en todos sus calibres y modelos, excepto las de cañón de longitud inferior a 635 mm. (25), y las de calibre superior al 12 (.729 ó 18. 5 mm.). Escopetas de 3 cañones en los calibres autorizados en la fracción anterior, con un cañón para cartuchos metálicos de distinto calibre. Rifles de alto poder, de repetición o de funcionamiento semi-automático, no convertibles en automáticos, con la excepción de carabinas calibre, 30, fusil, mosquetones y carabinas calibre .223, 7 y 7. 62 mm., y fusiles Garand calibre .30. También, rifles de alto poder de calibres superiores a los señalados en el inciso anterior, con permiso especial para su empleo en el extranjero, en cacería de piezas mayores no existentes en la fauna nacional. Incluso, a las personas que practiquen el deporte de la charrería podrá autorizárseles revólveres de mayor calibre que el de los señalados en la Ley, únicamente como complemento del atuendo charro, debiendo llevarlos descargados.

LA PROPIA Secretaría de la Defensa Nacional establece algunos requisitos para la compra de armas, su registro y autorización para poseerla en el domicilio, por lo que la propuesta del senador Jorge Luis Preciado no es del todo descabellada, ya que la autorización para portar un artefacto de esos no sería para todos, sino para aquellos que cumplan con exámenes psicológicos o de conducta, que no tengan antecedentes penales y demuestren una forma honesta de vivir. Se trata de estar al parejo contra esa delincuencia que nos ha robado la tranquilidad.

MUCHOS DIRÁN que violencia engendra violencia, sin embargo, de todos modos la violencia se ha desatado en el País, y acaso cuando los delincuentes sientan que su víctima está al parejo con ellos, tal vez le piensen para cometer alguna fechoría que en ocasiones deja huérfanos, lisiados o mexicanos en quiebra. Ojalá prosperara la iniciativa. OPINA carjesus30@nullhotmail.com