hector-vaca-plumas-libres-850x340

Quienes conocen la trayectoria política del senador Héctor Yunes Landa lo aprecian como un actor político con amplia experiencia, ha obtenido para sí lo mismo triunfos electorales que dolorosas derrotas, circunstancia en que se fragua el carácter. Su más reciente participación como candidato resultó en derrota, aunque no es igual perder una diputación local que el gobierno del estado de Veracruz. Ahora, a Héctor Yunes se le “chispoteó la lengua” al embestir contra los priistas a quienes describe como autómatas que votan sin reflexionar hasta “por una vaca dormida” (Quizá fue una alusión subliminal a los diputados priistas de la actual legislatura), por ese “detalle” se colocó en penosa situación al interior de su partido y las respuestas no tardarán. Sumar y no restar es la consigna básica de un aspirante a cargo de elección y, aunque Héctor no anda muy errado en su dicho, no es igual que lo diga un ciudadano observador a que lo exprese un aspirante al gobierno de Veracruz.