Orfis

Ahora que se han descubierto más detalles sobre las empresas fantasmas creadas por Javier Duarte para aprovecharse de los fondos públicos y que en un principio tanto el contralor como el secretario de finanzas negaron ante cámaras y micrófonos del programa de Ciro Gómez Leyva, ahora el contralor del gobierno estatal se exculpa asegurando que no contaban con la información que se ha venido conociendo. Pero ya está por demás señalar que al igual que el Orfis, la Contraloría también fue un instrumento de omisiones y complicidades, porque a estos órganos corresponde vigilar que las transas descubiertas no se produzcan o, en su caso, denunciarlas en tiempo. No fue así porque dejaron a Duarte y compañía actuar libremente. Ese es un deber no cumplido.