Édgar
Hace algunas semanas causó revuelo la disculpa publicada por el periodista Édgar Hernández, Premio Nacional de Periodismo, relativa a la información aparentemente falsa de que elementos de la PGR habían cateado la residencia del gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares, especie transmitida al comunicador por una fuente de alto nivel.
Al no haberla podido confirmar, Édgar procedió con un impecable sentido de ética y se desmintió a sí mismo.
En su columna del 12 de octubre, Hernández revela que sostuvo una entrevista con el gobernador Javier Duarte de Ochoa, que fue quien le aseguró lo que el periodista compartió con sus lectores. He aquí la parte concerniente de la entrevista:

Esto dijo Duarte en entrevista con este reportero:

P.- ¿Se ve usted en la cárcel?

R.- “Ni usted ni nadie me verán en la cárcel”

P.- ¿Renunciará para enfrentar la ley?

R.- “No pediré licencia. Me mantendré hasta el primero de diciembre… ¡y habrá sorpresas!”.

P.- ¿Cuáles, señor gobernador?

R.- “Pregunta equivocada. Serán sorpresas, ¡una sorpresa!”.

P.- ¿Asistirá a la toma de posesión del gobernador electo Miguel Angel Yunes Linares?

R.- “Si él fuera quien rindiera protesta, suponiendo, la respuesta es no. El gobernador saliente no puede exponerse al escarnio, a la burla, al abucheo, ni a las mentadas de madre”.

P.- ¿Suponiendo? ¿Por qué habla usted de supuestos?

R.- “Sí. Suponiendo, porque Miguel Angel Yunes Linares no tomará posesión como gobernador. Está por suceder algo inusitado en la historia de Veracruz. No puede llegar a la primera magistratura si no reúne los requisitos legales para representar constitucionalmente a los veracruzanos. ¿Sabía usted que acaban de catear su casa?”.

P.- ¿No?

R,- “Publíquelo. Nada más guarde la secrecía de la fuente. Puede citar a la PGR”

P.- ¿Cuáles son sus argumentos?

R.- “Vamos a esperar a que las autoridades correspondientes den cuenta de esos argumentos. No adelantemos la víspera”.

P.- ¿Por qué tanta enemistad..? ¿No hubiera sido mejor el diálogo?

R.- “Cuando arranqué mi sexenio estuve en la mejor disposición del diálogo, de hecho tuvimos encuentros, pero lleva seis años golpeando, cuestionando, desestabilizando. El fue quien entabló la guerra, él fue quien la comenzó. Yo me he defendido y ya recién he acudido a las autoridades correspondientes para que determinen el origen de su fortuna cuantiosa y desmedida para quien solo ha trabajado para el gobierno. Ese es el punto”.

P.- ¿Es cierto que huyó del país Omar Yunes?

R.- “Sé de un amparo que solicitó en diciembre pasado. Se de las denuncias ministeriales y sé que está fuera de México”.

P.- ¿Dónde?

R.- “No lo sé”.

P.- ¿Qué va a pasar con usted?

R.- “Nada. El uno de diciembre termina mi mandato. Voy a tomar tres meses de vacaciones. Me voy a vivir a la ciudad de México, al sur, rentaré; mis hijos ya tienen lugar en las escuelas para el próximo ciclo escolar. Luego buscaré chamba. De algo tengo que vivir ¿No?”.

P.- ¿Y las denuncias en su contra?

R.- ¿Las de Miguel Angel?

P.- “Si, y todas las demás…”

R.- “Bueno, pues le voy a decir que todas se sustentan en supuestos. No hay un cheque que me señale haber firmado por una casa o por un negocio. Nadie me puede acusar directamente, ni a mí, ni a mi madre, esposa y hermanos y eso de los prestanombres está por comprobarse. Llevan años acusándome sin fincarme responsabilidades legales. Todo es mediático”.

P.- Se ve usted tranquilo ¿Lo está?

R.- “¡Veme!.. Y eso que me han corrido en terracería ¡jajaja!.. Bajé 34 kilogramos y ahí la llevo”.

P.- Está usted muy cuestionado ¿Aun así conserva el buen humor?

R.- “Es el cristal con que se mira. Las redes me maltratan muchísimo. Tú mismo lo haces, pero yo aguanto vara. Aprendí a soportar la crítica y créeme, no me molesta. A veces incluso hasta me río de lo que escriben algunos que han llegado a afirmar que no pago ni el ISR, y tú sabes que eso me lo descuentan directamente de mi salario. Mi patrimonio es el declarado”.

P.- Se ve que lo han dejado solo ¿Dónde están todos los que le aplaudieron y daban la vida por usted? ¿Seguramente usted mejor que nadie sabe que muchos lo han traicionado?

R.- “Lo sé. Así es la política. Siempre lo supe, pero tenía que correr el riesgo en la misma proporción a las decisiones que tomé: a muchos han gustado y otros más se sienten afectados. No me duele.”

P.- El de Yunes Linares será un gobierno breve ¿No?

R.- “Primero esperemos que llegue, luego observemos un mandato de meses. El próximo mes arranca el proceso de renovación de las presidencias municipales, luego la gubernamental acompañada de la presidencial y legislativa. Todo en el marco de una situación difícil. Los tiempos son diferentes y te puedo asegurar que si Gutiérrez Barrios fuera gobernador en estos tiempos también la tendría difícil”.

P.- ¿El PRI la tiene difícil?

R.- “Muy difícil, máxime si le siguen apostando a los Yunes. Sé que tu simpatizas con Pepe, pero los veracruzanos ya no quieren más Yunes”.

P.- ¿Héctor perdió?

R.- “Mi candidato nunca fue Héctor. Me lo impusieron. Apoye y mira… pero mejor. Preferible que haya ganado Miguel y no ese malagradecido”.

P.- ¿Por qué se vino a trabajar al Lencero?

R.- “Porque sí. Ya entregué Casa Veracruz y ahora voy más a Palacio (de Gobierno) que cuando andaba por allá. Y en las tardes trabajo aquí muy a gusto, al terminar me cruzo allá enfrente (“Club de Golf”) donde tengo una casa que rento y bien”.

Tiempo al tiempo.