Por su parte y tratándose de partidos políticos el PRI ha dado el primer paso en la lucha contra la corrupción al suspender sus derechos partidistas al gobernador veracruzano Javier Duarte de Ochoa y tiene en su agenda a Tomás Borge, ex gobernador de Quintana Roo. En el PRD se hacen como si la virgen les hablara y en el PAN, Luis Felipe Bravo Mena quien preside la Comisión Investigadora hace dos semanas le declaró a Denise Maerker que en 90 días dictaminaría sobre el caso Guillermo Padrés, ex gobernador de Sonora; obviamente a ese paso cuando anuncie su dictamen sobre Padrés, éste o estará tras las rejas o lo andarán buscando.