jdo5

Mientras que acá en el llano sólo se especula acerca de la ausencia de Duarte de Ochoa y sobre que ya se le olvidó que pidió licencia para “limpiar su nombre y el de su familia”, no cabe la menor duda que en la cúpula política se sabe, o al menos se adivina el paradero del ex gobernador de Veracruz. Detalles como la bitácora de la nave que utilizó para su presunta huida, son fáciles de encontrar por quienes investigan y desde allí desplantarse para supones otras vías de escape. Ya se especula que “estaría oculto en una casa entre el Estado de México y Michoacán, propiedad de un empresario amigo de un encumbrado Senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI)” (El Universal). Otros que fue a Canadá y de allí a Uruguay. Lo más seguro es que quién sabe y que lo mejor es aguardar a que finalice formalmente el periodo para el que fue electo, 30 de noviembre, pues a partir de esa fecha andará, ahora sí, a cielo abierto.