carlos-1
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- El presidente de la Asociación de Rectores del Caribe y las Américas, Carlos Arturo Luna Escudero.
Sociedad 3.0

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- “México está atrapado por una educación indefendible, con millones de mexicanos víctimas de una escuela que crea jóvenes entrenados para aceptar los problemas en vez de preguntarse cómo resolverlos y, ante la catástrofe que vivimos, lo que más sorprende es la complacencia, la resignación, la justificación gubernamental y la tolerancia social”, afirmó el presidente de la Asociación de Rectores del Caribe y las Américas (ARCA), doctor Carlos Arturo Luna Escudero, al disertar en esta ciudad la conferencia “Desafíos de la educación superior en el  desarrollo social y humano”.

En una de las posturas más críticas al sistema educativo mexicano, el presidente de ARCA señaló que “el modelo educativo del país es ya obsoleto y deficiente”, porque cuesta mucho y rinde poco. “Es una educación que crea ciudadanos apáticos, entrenados para memorizar en vez de cuestionar, entrenados para hincarse ante la autoridad en lugar de exigirle resultados”.

Recordó que más de la mitad de los jóvenes mexicanos está por completo fuera de la escuela, la escolaridad promedio es de tan sólo 8.7 años, lo que equivale a segundo de secundaria; el 43% de la población de 15 años o más no cuenta con una educación básica completa, y el 85% de los mexicanos evaluados tiene niveles reprobatorios.

El académico veracruzano participó en el evento denominado Alianza Internacional Universitaria por la Paz (ALIUP), que congregó primero en la histórica ciudad de San Cristóbal de las Casas y luego en la capital chiapaneca a activistas, investigadores y líderes sociales y religiosos del Continente.

carlos-2
En la ciudad de Poza Rica.

Luna Escudero achacó parte de la problemática actual a la forma cómo ha sido construida la identidad nacional, con base en mitos, pues millones de niños mexicanos se la pasan “coloreando figuras de héroes mexicanos muertos, memorizando historias de victimización, rindiéndole tributo al pasado antes de pensar en el futuro”… y son “sobrevivientes de una educación construida a base de mitos”.

También se refirió a la escasa propensión a estudiar de manera científica: “México, el país donde en la escuela se aprende poco de ciencia, pero se aprende mucho de sometimiento; se aprende poco de tecnología pero se aprende mucho de simulación; se aprende poco de álgebra pero se aprende mucho de lambisconería”.

En referencia a la creación de valores y ética consideró que “en este mundo al revés, se desprecia la honestidad, se castiga el trabajo, se recompensa la falta de escrúpulos y se alimenta el canibalismo. Se calumnia a la naturaleza y lo más terrible, la injusticia pareciera que es la ley natural”.

“El que no tranza no avanza. Engañar al prójimo se ha vuelto un arte. Competir y ganar a cualquier costo, se han vuelto los dioses de nuestros días”.

También planteó un sombrío panorama para el futuro como consecuencia del actual estado de cosas:

“¿Qué pasará, nos preguntamos, con los millones de niños mexicanos que serán jóvenes condenados a la desocupación, a la marginación o a los salarios de hambre? Golpea antes de que te golpeen; estás sólo, sólo cuentas contigo; tú también puedes matar, son los mensajes que recibimos a diario”.

“Y mientras tanto, las ciudades crecen a ritmos demográficos increíbles y con nuestras ciudades, a ritmo de pánico, crece el delito”.

Carlos Arturo Luna Escudero definió que el desarrollo educativo debe basarse en 8 ejes rectores que incluyan la formación de individuos solidarios, participativos, productivos y respetuosos; debe basarse en la investigación científico-tecnológica; debe contemplar el trinomio escuela-familia-comunidad y debe servir para construir sociedades más justas e igualitarias.

El presidente de ARCA dictó sendas conferencias magistrales primero en la ciudad de Poza Rica y posteriormente en la capital de Chiapas.