Ricardo Anaya, presidente del PAN, se queja contra el PRI porque, dice, ataca a perfiles de su partido que tienen posibilidad de competir por el gobierno del Estado de México. Se refiere Anaya a la difusión de los 900 millones de pesos que el gobierno federal ha entregado a la fundación Juntos Podemos que preside Josefina Vázquez Mota, la precandidata panista más adelantada para el estado de México. Pero la queja cae en despoblado porque esa es precisamente una estrategia que utilizan los partidos políticos para demeritar a sus oponentes; en ese sentido nadie puede llamarse sorprendido porque quien tiene la cola larga indudablemente sufrirá los pisotones.