Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
11 de octubre de 2016

Muchos de los funcionarios que transitaron por los tres últimos sexenios, funcionarios alemanistas, fidelistas y duartistas saben que la llegada de Miguel Ángel Yunes Linares puede significar por lo menos 8 años fuera de la ubre del presupuesto estatal; quizá más. Ellos conocen con precisión la máxima que acuñara el “Tlacuache” Garizurieta: “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.
Estos funcionarios, a los que les quedan menos de 50 días en activo, saben que fuera del poder perderán muchos privilegios. Perderán por supuesto un sueldo que en otro lugar no podrán tener, perderán sus viáticos, sus autos con chofer, sus guaruras, sus vacaciones pagadas y algunos hasta las famosas mochadas que en el último sexenio se llegaron a cobrar hasta por un 30%.
Va a ser difícil dejar todo eso; va a ser difícil vivir sin eso para aquellos que ya se habían acostumbrado a la buena vida.
Los más “inteligentes”, pero al mismo tiempo más codiciosos, tan pronto se enteraron de que este gobierno habría de cambiar, empezaron a juntar para su “jubilación”. Se sabe de algunos secretarios del gabinete duartista que se están apropiando de los últimos recursos que le quedan al estado.
Un caso que ha surgido a la luz es el de la maestra Xóchitl Adela Osorio, titular de la Secretaría de Educación de Veracruz, ex subsecretaria de educación básica al menos en dos sexenios. Xóchitl Adela Osorio de 70 años de edad no va a quedar desamparada después de dejar la dependencia en que labora pues ya tiene el trámite para que a partir de “ya” pueda jubilarse y recibir la cantidad de 89 mil pesos mensuales. Con eso ya no se tendrá que preocupar si es que se le ocurre vivir otros 30 años.
Lo que llama la atención es que de acuerdo con el tabulador de sueldos a funcionarios públicos, que se puede consultar en la página de transparencia de la SEV, un secretario de despacho, como ella, gana en este momento la cantidad de 60 mil 540 pesos mensuales. De acuerdo con esta misma página el gobernador del estado debería de ganar 74 mil 938 pesos mensuales. Es decir la señora Xóchitl ganará como jubilada más de lo que gana en este momento, más de lo que gana el gobernador del estado.
Por supuesto Xóchitl Adela Osorio tiene razones para creer que se merece esa jubilación. Una de ellas es que si el repudiado Reynaldo Escobar tiene un sueldo de la misma magnitud, ¿por qué ella no? Con esta jubilación Xóchitl se suma junto con Reynaldo a la lista que incluye a Nohemí Quirasco, quien también gana una cantidad similar; estos son los jubilados VIP que tienen jodido al IPE.
Llama la atención el comentario de una usuaria de Facebook que después de ver el documento donde aparece la jubilación de la todavía secretaria de Educación reprocha que ella recibe 600 pesos mensuales de la pensión de su esposo que trabajó toda su vida como catedrático de la Universidad Veracruzana.
Por supuesto Xóchitl no tendrá que salir a manifestarse a la Plaza Lerdo de Xalapa junto con los demás jubilados. A ella le depositarán a tiempo el monto de su jubilación, no como a los que reciben 600 pesos mensuales o 900 pesos mensuales o mil 200 pesos mensuales.
Estas escandalosas jubilaciones serán el colofón de un gobierno que se batió en la corrupción, de un gobierno que saqueó las arcas del estado, de un gobierno que no respondió nunca a las necesidades de los ciudadanos; “éramos muchos y parió Xóchitl”.

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com