En la columna de trascendidos Bajo Reserva, publicada en El Universal se establece la preocupante hipótesis sobre una negociación entre Duarte de Ochoa y las autoridades federales para cargarle “el muerto” a quien se deje y exculparlo du las culpas propias: “algo sucede con Javier Duarte, Gobernador con licencia de Veracruz, […] aseguran en su entorno que el político, prófugo de la justicia por lavado de dinero, no ha salido del territorio nacional y actualmente se encuentra preparando su defensa legal. […], hablan de que Duarte pudiera estar negociado con las autoridades federales, más que andar a salto de mata. […] ha procurado no tener contacto con los pocos políticos y amigos que todavía le son fieles. También nos aseguran que la mayoría de anomalías halladas en la administración estatal, desvío de miles de millones de pesos, son absolutamente ciertas… nomás falta por ver a quién le cargan esos muertitos”.