Fidel y DuarteCuando en 2009 empezó a tomar forma el inquietante rumor que señalaba a Javier Duarte como el delfín de Fidel Herrera expresamos nuestra incredulidad basada en la nula experiencia del interfecto en asuntos públicos; se trataba de un individuo cuya trayectoria incluía recortar periódicos, antes que Fidel llegara al gobierno, y desempeñarse como subsecretario y secretario de finanzas en un gobierno cuyo titular ejercía el control absoluto sobre esa área, la ocupación de Duarte se reducía a obedecer a su mentor. Sin embargo fue electo en 2010 como candidato del PRI al gobierno de Veracruz y ganó, pero no necesariamente porque los priistas sean tan obtusos que votan hasta por una vaca adormilada sino porque en esa elección se emplearon miles de millones de pesos provenientes del erario veracruzano, los únicos que no lo advirtieron fueron los entonces consejeros del Instituto Electoral Veracruzano. Solo así fue gobernador Duarte de Ochoa e hizo justamente lo que pudiera hacer cualquier otro en sus circunstancias.