Coparmex

Xalapa – 2016-10-03 – Jesús Ruiz / El presidente de la Confederación Patronal de la República (Coparmex) en Xalapa, Octavio Augusto Jiménez Silva, dijo que a un año de la reestructuración de la deuda pública dicha medida propuesta por el Ejecutivo y avalada por el Congreso se convirtió en un total fracaso.

Criticó que esto se refleja en que no existen avances en el pago de pasivos con proveedores a dos meses de que concluya el gobierno de Javier Duarte.

Así, para el líder empresarial dicha reestructuración solo se convirtió en una excusa de la administración estatal para no cumplir con sus pendientes.

“Desde un principio estuvimos en contra de los créditos y los fideicomisos, sabíamos que nada más era para darnos largas y falsas esperanzas. A un año estamos viendo que no se cumplió nada”, opinó Jiménez Silva.

Cabe recordar que con la reestructuración se permitió al Gobierno estatal tramitar 3 financiamientos por 21 mil 700 millones de pesos para pagar la deuda pública bancaria de 25 mil 145 millones de pesos.

Lo anterior comprometiendo hasta el 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEV) y del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS/FISE), así como el Impuesto a la Nómina (ISERTP).

Recordó que apenas el pasado mes de julio los legisladores también aprobaron el Dictamen que crea los fideicomisos irrevocables de Administración de Cuentas Mandatadas (FIAD) y el de Pago a Proveedores y Contratistas para el Saneamiento del Estado de Veracruz (FIDESAN), tomando como pago el impuesto a la nómina, sin embargo esto fue impugnado y sigue en tribunales.

“Supuestamente lo de los fideicomisos tenían que arrancar en agosto y en el mes de septiembre se realizaría el pago más fuerte a los empresarios, ya que toda la recaudación se iría directo al sector empresarial, lo que no se cumplió. Sabíamos que todo eso era para darnos largas nada más”, criticó el presidente de la Coparmex Xalapa.

Jiménez Silva dijo que por ello todas las cámaras empresariales exigen transparencia en el uso del tres por ciento a la nómina y en cuanto al gasto de los créditos que se solicitaron a partir de la reestructuración, de los cuales no existe información.

“Necesitamos que se verifique a los funcionarios y qué paso con ese dinero; si alguien lo tomó que lo metan a la cárcel y que regresen el dinero”, subrayó.

Finalmente, apuntó que a la fecha el sector empresarial sigue cumpliendo con el pago de sus gravámenes, aunque son varios quienes están planteando dejar de cumplir con el pago del impuesto del tres por ciento a la nómina.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO